Leguizamo trae nuevo papel memorable y una novela gráfica

Leguizamo

NUEVA YORK. Cuando John Leguizamo vio que su personaje en “American Ultra” se llamaba Rose, no sabía qué esperar. Se trataba de un traficante de drogas y otros productos ilegales, un tipo malo pero buena gente y además amante del arte.

“Qué nombre tan raro para un tipo que — yo no tenía ni idea”, dijo el actor colombiano en una entrevista telefónica reciente con The Associated Press. “De pronto empiezo a leer todos estos parlamentos que eran pero muy chistosos y muy buenos y eso fue lo que me encantó”. El pequeño pero memorable personaje es el amigable proveedor de Mike Howell, un desafortunado y apático porrero (interpretado por Jesse Eisenberg) que vive tranquilo en un pequeño pueblo con su novia Phoebe (Kristen Stewart) pero que en realidad es un exagente altamente entrenado de la CIA al que le borraron la memoria y a quien la agencia ahora quieren eliminar.

Escrita por Max Landis y dirigida por Nima Nourizadeh, la película, que se estrena el viernes, es una mezcla de parodia de acción y comedia romántica independiente. “A mí lo que me atrajo mucho de este guion es que era muy diferente, muy único. … Uno no sabía hacia dónde iba la película y eso es lo que se sentía más innovador”, dijo Leguizamo. Para dar vida a Rose, el actor se basó en una persona a la que conoció cuando cursaba la secundaria. “Lo hice igualito como él.

También me pintaron una cantidad de tatuajes y escogimos un vestuario bien diferente, un look que no han visto antes”, relató. “El director me dijo que yo podía hacer lo que quisiera con el personaje y entonces lo volvimos un tipo súper loco”.