Leonel y Danilo

Dentro del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) se aprecia una lucha muy sutil entre el Presidente de la República y el presidente del partido.

Esto no es nuevo. Inició en el mismo momento en que el doctor Leonel Fernández asumió su primer mandato, con la retirada de Danilo Medina del cargo que ocupaba.

En su primer intento a la silla, Danilo dijo que no lo logró porque el poder del Estado, dirigido por Leonel, lo venció.

En las elecciones del 2012 se llegó a creer que el preferido de Leonel era Hipólito Mejía.

Incluso, estando ya en el poder, muchos llegaron a plantear que el Presidente Danilo no haría muchas cosas sin el consentimiento de Leonel.

Lo que uno aprecia ahora mismo es que hay un interés fuerte  de dominio y de supervivencia entre ambos líderes.

El País ha visto y escuchado la protesta de seguidores de Fernández que han sido marginados en las posiciones del Estado. Lo mismo ha pasado con algunos de los líderes aliados de otros partidos y movimientos que siempre han estado al lado del presidente del PLD. Muchos son los casos indicadores de que las relaciones son tensas y medio extrañas.

El licenciado Medina busca consolidar y ampliar fuertemente ese poder que tuvo estando aún fuera del Estado con miras a asegurar un poderoso futuro.

 Pero Leonel desea mantener su gran influencia dentro y fuera del partido a los fines de recuperar las riendas del Gobierno a partir del 2016.

Entre ellos no existe un acuerdo de hermano para la sucesión o alternabilidad en el poder.

Por eso, ante un Presidente que se mueve con el poder del Estado, Leonel lucha de algún modo por mantener visible su figura ante los ojos del pueblo.