Leonel y el balaguerismo

FARID KURY
Ha causado asombro y tal vez indignación la supuesta afirmación del presidente Leonel Fernández de que representa el balaguerismo histórico. Al margen de ese alboroto y de si eso fue exactamente lo que dijo, la verdad es que ha sido él, y nadie más, quien ha heredado el fuerte liderazgo carismático de Joaquín Balaguer.

La política, como la vida, se nutre de realidades, no de ilusiones, y la realidad es que Fernández representa un liderazgo muy atractivo para los reformistas balagueristas.

Querrámoslo o no, Leonel es el único dominicano que ha sido respaldado por el doctor Balaguer. En la conciencia de los que por décadas fueron cautivados por su figura mesiánica, gravita demasiado ese respaldo en aquella segunda vuelta de 1996.

Poco importan las razones. Lo que importa es que para cerrar el camino considerado malo desdeñó a uno de los suyos y recurrió a Leonel.

Esa fuerza balaguerista conservadora hoy apoya a Leonel. Como antes con Balaguer, se siente cautivada por su inteligencia y prudencia. Su carácter y temperamento se conecta con la imagen que para ellos debe poseer un líder.

Y no se trata de que Leonel haya dejado de ser liberal o progresista ni de que ha devenido en conservador. Nada de eso. Se trata de que esos sectores, arriba como abajo, lo han asumido como su líder. Esa ha sido una decisión de ellos.

Leonel simplemente está cosechando ese sentimiento, esa realidad, beneficiosa para su liderazgo y para mantener el PLD en el poder. Y hace bien. El no ha elegido ese camino. El Camino lo ha elegido. Ese es su destino.