¿Les digo algo?

La amenaza principal a la integridad ambiental del país es el titular de ese Ministerio.” Arbitrariedad, displicencia y excesiva tolerancia del Ministro de Medio Ambiente a las infracciones cometidas por los depredadores de los recursos naturales, la expedición de sentencias que desarticulan el Sistema Nacional de Áreas Protegidas y de las zonas generadoras de agua son problemas graves que amenazan la estabilidad ambiental y la seguridad alimentaria de la población dominicana.

La identificación de estos problemas se produjo en el Encuentro Nacional de Organizaciones Ambientales, celebrado el pasado sábado 29 de junio en la ciudad de Santiago bajo la coordinación de la Sociedad Ecológica del Cibao.

En la concentración taller participaron representantes del movimiento ambiental de las regiones Norte, Sur, Este y Oeste del país, quienes presentaron las condiciones y situaciones medioambientales generadas por los manejos incorrectos de las autoridades que han dirigido el Ministerio de Medio Ambiente en los últimos veinte años.

Los concurrentes consideran que el país está en franco deterioro ambiental, agravado a dimensiones nunca vistas con la gestión del actual Ministro, quien, además de carecer de los conocimientos para dirigir esa institución, usa el puesto para autorizar permisos de explotación de agregados y cultivos en terrenos vedados, construcción de infraestructuras sin agotar los procedimientos estatuidos, entre otros desafueros.

Mas 300 ambientalistas decidieron unificar sus fuerzas en las gestiones tendentes a proteger y mejorar el medioambiente y los recursos naturales del país y el mundo; juraron asumir y cumplir las tareas necesarias para que las riquezas pertenecientes a todos los dominicanos sean preservadas y conserven su condición de patrimonio común.

Las expectativas del Encuentro Nacional de Organizaciones Ambientalistas incluyen la construcción de una visión global, la articulación y coordinación con los movimientos sociales, el estudio conjunto de la situación y tendencias del medio ambiente en la República Dominicana, la ejecución de un programa de educación en el territorio nacional y el fortalecimiento de la capacidad de prevención y respuesta ante los efectos previsibles del cambio climático.

Asimismo, pasar revista al accionar del Estado y sus instituciones en materia de medioambiente, establecer un sistema de coordinación efectiva y funcional que haga posible asumir las grandes tareas.

En el encuentro se identificaron como temas prioritarios para la agenda del Movimiento el agua, el ordenamiento del territorio, las concesiones mineras, las áreas protegidas, la seguridad alimentaria, el cambio climático, la gobernanza ambiental, la educación ambiental, entre otros.

La urgencia de recuperar la protección del recién eliminado parque nacional Manolo Tavárez Justo, donde nacen las aguas que sostienen la vida, la economía y el clima de la región Noroeste, fue un tema común a las quince mesas de trabajo que funcionaron en el cónclave.

“Todos los esfuerzos del movimiento ambiental y de las fuerzas sociales deben dirigirse a impedir que las cinco provincias de Noroeste mueran de sed”, proclamaron los presentes.