¿Les digo Algo?

“La libertad de expresión no sirve de nada sin la libertad de pensamiento”.
José Luis Sampedro.

La presencia del papa Francisco en las Antillas Mayores, específicamente en Cuba, desde donde partió a los Estados Unidos de Norteamérica, ha alegrado a los católicos y a las personas de buena voluntad que ha enrolado con su estilo de dirigir la Iglesia y sus enfoques sobre el comportamiento humano y social.
El Papa Francisco ha inyectado a la Iglesia Católica la savia nueva que necesitaba desde hace muchos años, me habría dicho el padre Sebastián Cavalotto, sacerdote amigo ya fallecido, quien antes de irse, nos hablaba de lo importante que era para la Iglesia renovarse, analizar y tomar nuevas posturas en relación con temas como el celibato, el voto de castidad, la familia monoparental, la homosexualidad, el aborto, el divorcio y otros asuntos humanos que debían tratar para, de acuerdo a los nuevos tiempos, al orientar a los feligreses porque si no corría el riesgo de quedarse atrás.

El sacerdote argentino y por ende latinoamericano se coronó Papa y al aceptarlo lo hizo sin renunciar a sus orígenes, a su cultura y a su forma de ser. Se comporta como los latinos: caracterizados por ser alegres, atrevidos y, sobre todo, condolidos y comprensivos.

La elección de monseñor Bergoglio como líder de los católicos parece que estaba escrita. Se atribuye a Fidel Castro haber dicho en la década del 70 que: “Estados Unidos vendrá a dialogar con nosotros cuando tenga un presidente negro y haya en el mundo un Papa Latinoamericano” declaración ésta que da qué pensar.

¿Cómo Fidel Castro tuvo la visión de que se producirían ambos momentos históricos? ¿Es cierto que los líderes poseen la capacidad de adelantarse a los acontecimientos y al tiempo, o es que la teoría del sincrodestino es real?

Sería interesante que el doctor Fidel Castro Ruz en uno de los interesantes artículos que escribe frecuentemente relatara a sus lectores del mundo qué lo hizo asumir que los gringos dialogarían con los cubanos cuando los gobernara un presidente negro y hubiese en el mundo un papa latinoamericano.

¿Fidel y Francisco hablaron de su premonición cuando se vieron? Me encantaría que el Comandante contara su impresión del encuentro que tuvo con el Papa, porque en sus enfoques sobre las cuestiones fundamentales de la vida y el Ser Humano los siento muy cercanos, claro cada uno desde la perspectiva que les toca vivir.

Los cubanos practican una religión cristiana muy apegada a los principios humanos y a la doctrina social de la Iglesia, practican la humildad en todo el buen sentido de la palabra, no usan oropeles en las iglesias, los sacerdotes y monjas hacen vida activa en las comunidades, incluso, los cardenales y los obispos se comportan como verdaderos pastores e interactúan con el pueblo y hasta ejercen sus profesiones.

Hace un tiempo conocí un sacerdote, artesano especialista en fabricar piedras de la época de la colonia. Para mí fue de gran asombro encontrar un cura con esa especialidad, pero fue más emocionante que no se sintiera cómodo con la forma como viven en nuestro país algunos de los monseñores.