¿Les digo Algo?

¿Les digo Algo?

Nexcy D´León

Viajando a través del ciberespacio la desinformación se esparce como pólvora por el globo terráqueo cuyos habitantes con creencias, culturas y pensamientos disímiles han encendido el fuego de la disputa y el enfrentamiento por causas que cada quien defiende, condena o rechaza.

A medida que la Internet y las redes tecnológicas se han masificado y se dispone de múltiples formas, modos y medios de comunicación, en esa misma medida el entendimiento y la comprensión entre las personas se ha complicado y distorsionado.

Le puede interesar: ¿Les digo Algo?

Las posibilidades de la gente entenderse en estos tiempos es casi imposible por el predominio de las noticias falsas o sesgadas, en que la tecnología induce al individuo a reaccionar y opinar no sobre los hechos que pasan en la sociedad, la política, la economía o sus propias circunstancias familiares y personales, sino sobre una realidad construida, interpretada y difundida a través de las redes sociales.

En todo el mundo y particularmente en países como el nuestro la desinformación exacerba los ánimos de los individuos criados en ambientes inhóspitos y su contacto con el mundo son las redes y su falsa construcción de la realidad y un entorno concreto y cotidiano, dolorosamente real, hostil y sin perspectivas del que pueden escapar solo a través de la negación absoluta, que ofrece salidas hacia ninguna parte desde conductas de evasión y consumo patológico de la “verdad” construida por las drogas, la violencia y la autodestrucción.

¡Aquellos polvos contribuyeron a forjar estos lodos!

Publicaciones Relacionadas

Más leídas