¿Les digo Algo?

Fidel Alejandro Castro Rus ha vencido a sus adversarios y se ha sumido en eterno merecido descanso por haber utilizado su vida a forjar la felicidad de los hombres y las mujeres de Cuba y del mundo.
En su adolescencia escogió enfrentar la opresión y a medida que se formaba crecía en su pecho el deseo de que todas las personas fueran respetadas en su dignidad y se acrecentaba su convicción de liberar su patria como anhelaron José Martí, Máximo Gómez, Antonio Maceo y los patriotas cubanos.
Perseguido y temido por los políticos norteamericanos que detentan el poder imperialista, Fidel murió en su cama y no en alguno de los infinitos atentados planeados para destruirlo, solo por haber escogido no ser de los que abusaban de sus congéneres y atropellaban a las demás naciones.
El desarrollo en beneficio de los pueblos y decidir libérrimamente sobre sus recursos, su forma de vida y de gobierno son atribuciones soberanas a las que no deben renunciar los países. Estas posiciones ideológicas convirtieron al Comandante Fidel en uno de los hombres más prominentes de América Latina, El Caribe y el mundo.
A medida que avanzaba en el conocimiento de su realidad se incrementaba su inteligencia y el compromiso de librar al pueblo cubano del gobierno de Fulgencio Batista, caracterizado por el servilismo al imperio norteamericano y sus representantes, el despilfarro de los bienes públicos, la pobreza, la falta de educación y los abusos de poder contra la población cubana.
Su triunfo contra Batista fortaleció el movimiento que condujo al fin de las dictaduras en América Latina y El Caribe. Promovió la solidaridad militante y efectiva con países africanos, Vietnam, Argelia, Angola a los que apoyó con sus orientaciones, consejos y apoyo logístico en las guerras anticoloniales y en las confrontaciones con los norteamericanos.
Referente, símbolo y bandera para los pueblos del mundo, en Fidel Castro se conjugan la coherencia, la firmeza, la valentía y la inteligencia puesta al servicio de sus convicciones y de sus causas.
Fidel Castro fue, es y seguirá siendo fuente de inspiración de quienes se rebelan contra las injusticias y luchan por la felicidad humana, el mejoramiento de la sociedad y el conocimiento científico al servicio de las presentes y las futuras generaciones
El comandante Fidel Castro se ha ido a descansar para siempre: su ejemplo, su compromiso y seriedad al afrontar los problemas que afectan a la sociedad y a la naturaleza, su inagotable alegría y entusiasmo se quedarán por siempre en este mundo.