LF pondera aporte emigrantes

http://hoy.com.do/image/article/235/460x390/0/7E068B16-1688-42F9-BF81-B49411D5D082.jpeg

POR MANUEL JIMÉNEZ
El presidente Leonel Fernández dijo ayer que en la reforma constitucional deberá consagrarse la representación en el Congreso y en los municipios de los dominicanos residentes en el exterior, así como la creación de otros mecanismos  que integren efectivamente a la diáspora a un programa  nacional de desarrollo.

Fernández entiende que República Dominicana ha sido injusta con cerca del 10 por ciento de su población que reside en el exterior, especialmente en Estados Unidos y Europa y que remesa anualmente entre US$3,500 y US$3,700 millones, equivalentes a a entre un 8 y un 12 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

“Aquí en la RD estamos abordando para los próximos meses una reforma constitucional, y creo que uno de los elementos innovadores que podríamos aportar al nuevo diseño de una arquitectura constitucional es justamente el valor de la familia transnacional”, comentó.

El jefe de estado hablo en el acto inaugural de la Consulta Regional sobre Migración, Remesas y Desarrollo en América Latina y el Caribe que se celebra en el país bajo los auspicios de la Fundación Global y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo.

En el evento, que se celebra en la sede de FUNGLODE, participan varios expertos.

Fernández considero como un paso de avance el hecho de que los dominicanos residentes en el exterior ya puedan votar por los candidatos nacionales. “Pero a lo que se aspira ahora es a darle rango constitucional a una representación institucional de los dominicanos en el exterior aquí en la República Dominicana”, explicó.

“De manera, agregó, que podríamos establecer un mecanismos proporcional en función demográfica de cuántos diputados, por ejemplo, le tocaría a Nueva York para asistir al congreso de la República Dominicana y representar los intereses de la diáspora nuestra.  Dijo que en función de esta presencia demográfica “estableceríamos un mecanismo de representación institucional en el ámbito nacional”.

Destacó, igualmente, que muchas asociaciones comunitarias de dominicanos en el exterior desarrollan una política de cooperación y asistencia con sus compatriotas en el país, pero no están debidamente apoderadas y cuanto se presentan a los sitios se trata de una representación personal, individual.

Lo que estamos pensando también, dijo Fernández, es que puedan ser ellos candidatos a regidores por sus respectivas provincias para que estos les empoderen en servir de intermediarios de la búsqueda de proyectos de desarrollos para sus respectivas comunidades. 

Dijo que lo que se pretende hacer en la República Dominicana puede contribuir a una relación más estrecha y más directa con la diáspora y a una estrategia nacional de desarrollo.  “Esa es la experiencia por la que queremos transitar y el aporte que nos gustaría hacer y que sirva para de insumo par aun dialogo más constructivo, más abierto y que nos permita entre todos sacar mejor  proveo de lo que nuestra población en el exterior  puede ofrecer al desarrollo de nuestras respectivas comunidades, recalcó.

En su discurso, el mandatario se refirió a la iniciativa emprendida al inicio de su gestión con la creación de los consejos consultivos de los dominicanos en el exterior, organismos que ha n servido para ubicar a los nacionales en el extranjero que se destacan en diversas actividades y que pueden prestar un gran concurso al país.

En este orden, anunció que el próximo en la agenda legislativa es convertir esta experiencia en un proyecto legislativo y crear por  Ley la obligatoriedad del Consejo del Gobierno Dominicano en el Exterior.

 De manera, dijo Fernández, que esto no será tan solo una experiencia de la actual gestión gubernamental, sino que todos los gobiernos sucesivos se sientan comprometidos a utilizar a nuestros connacionales en la estrategia nacional de desarrollo.

“Pienso que hemos sido injustos de alguna manera con nuestra diáspora, porque ésta aporta, pero no ha habido una respuesta de nosotros hacia ellos en términos de protección, ni siquiera en términos de reconocimiento de lo que ellos constituyen y representan”, expreso el jefe de Estado.

Destacó que en caso específico de la República Dominicana, “somos un país que esta acercándose a los 9 millones de habitantes, pero tenemos más de un millón de dominicanos que residen en el exterior, fundamentalmente en Estados Unidos, en algunos países de América Latina; pero en los últimos tiempos también una mayor concentración en Europa especialmente en España”.

Se refirió al gran aporte que representan las remesas de los dominicanos al exterior, al grado de que si estas se eliminaran la economía dominicana colapsaría.

Pero dijo  que este envío de remesas al país, como ocurre en otras partes del mundo, es algo que ha acontecido de manera espontánea y natural, sin que nadie lo haya organizado”.

Ahora, dijo Fernández,  de lo que se trata es de buscarle una canalización institucionalidad más adecuada, pero también ir más allá del tema de las remesas en la integración de nuestra población en el exterior de una política nacional de desarrollo.