Líbano rechaza negociar con EU sin alto al fuego

http://hoy.com.do/image/article/107/460x390/0/041E2020-80E4-4AA9-824C-DA9790321232.jpeg

BEIRUT  (AFP) – Líbano endureció ayer su posición tras el bombardeo israelí de Cana, que dejó más de medio centenar de muertos, al rechazar a partir de ahora cualquier negociación con Estados Unidos antes de un cese inmediato de los combates. “Líbano exige un alto el fuego inmediato e incondicional antes que cualquier otra cosa”, afirmó el primer ministro libanés, Fuad Siniora, conmocionado por la matanza de Cana, una localidad del sur de Líbano que hace 10 años ya había enterrado a 105 civiles tras otro bombardeo israelí.

Las negociaciones diplomáticas parecen aún más alejadas después de que la secretaria de Estado norteamericana Condoleezza Rice, esperada inicialmente en Beirut con propuestas procedente de Jerusalén, fue prácticamente declarada “persona non grata” en Líbano y tuvo que renunciar a su desplazamiento.

Sin embargo, incluso antes antes de la tragedia de Cana, la idea de Estados Unidos de crear rápidamente un contingente multinacional autorizado a utilizar la fuerza parecía ya fuertemente comprometida.

“Es imposible discutir sin un alto el fuego total y para que un alto el fuego sea duradero, hay que tratar las causas del conflicto”, dijo el domingo a la AFP el representante de la Liga Arabe en París, Nassid Hitti.

Este punto de vista es compartido por Timur Goksel, profesor de la Universidad Americana de Beirut (AUB), que estima que el despliegue de una fuerza de estabilización es una “chapuza”.

“La propuesta estadounidense es absurda. En el mejor de los casos puede permitir ganar tiempo”, según este ex portavoz de la Fuerza Interina de la ONU en Líbano (FINUL).

El sábado, el jefe del Hezbolá, Hassan Nasralá, rechazó la idea de una fuerza de estabilización al declarar: “Rice regresa a Líbano para imponer sus condiciones en el marco de su plan sobre Oriente Medio”.

La propuesta estadounidense también fue rechazada por Francia, que avanza “su propio enfoque” para no reeditar “el ejemplo iraquí”.

La formación chiita libanesa cuenta además con el apoyo de Siria e Irán, que juegan en Líbano su propia partida contra Estados Unidos. “Si alguien se imagina que se va a crear una fuerza eficaz sin el acuerdo de Damasco, no sabe nada de Oriente Medio. Y si quieren un favor de Siria, habrá que darle algo a cambio”, estimó Timur Goksel.

Para no ser menos, Rusia también hizo saber que “cualquier acuerdo” sobre Líbano debe “coordinarse” con todas las partes, “incluido el Hezbolá”.

“Se necesitarán todavía muchas negociaciones para crear las condiciones de un cese de las hostilidades de forma duradera”, aseguró Hitti, que dijo estar totalmente de acuerdo con las últimas propuestas de Siniora para un “acuerdo global”.

El Hezbolá sólo ha aceptado por el momento estas propuestas “a regañadientes”.