Libreros difieren impacto tendrá eliminación tasa

http://hoy.com.do/image/article/8/460x390/0/4CAE1882-AD64-443B-BAB0-0E249C7B8B8A.jpeg

El presidente Hipólito Mejía exoneró ayer del pago de impuestos y aranceles las importaciones de libros y revistas, pero de inmediato no hubo consenso entre los libreros sobre el efecto que la medida tendrá en los precios.

Mientras Luisa de Povedanos, de la Librería Mateca, consideró que la reducción sería de entre 20% a 25%, Lucio Casado, responsable de importaciones de la Librería Cuesta, dijo que la reducción sería tan solo de entre 10% a 8%.

Ambos coincidieron, en declaraciones por separado, que el mayor impacto en el costo de los libros y revistas importadas lo representan el alza del dólar y el recargo cambiario.

La medida, contenida en el decreto 1053-03, fue dada a conocer en rueda de prensa en el Palacio Nacional por el consultor Jurídico del poder Ejecutivo, Guido Gómez Mazara, y el secretario de Cultura, Tony Raful, acompañados de directivos de la Cámara Dominicana del Libro, encabezados por la Presidenta de la entidad, Virtudes Uribe.

“Quedan exonerados de impuestos y/o aranceles los libros y las revistas que ingresen por las aduanas del país, en razón de que son materiales educativos necesarios para el adecuado desenvolvimiento de la cultura y las actividades docentes en general”, dice el decreto.

La disposición fue remitida a la Secretaría de Cultura y a la dirección de Aduanas para su aplicación.

En su primer considerando del decreto, el presidente Mejía destaca que es “función irrenunciable del Estado promover la educación y la cultura como las bases esenciales para el desarrollo integral de la Nación”.

Agrega que los libros y las revistas constituyen herramientas fundamentales para la promoción de la educación y la cultura, pero reconoce que estas publicaciones han sido objeto de barreras arancelarias que dificultan su distribución y comercialización a precios justos, situándolos virtualmente fuera del alcance de los docentes y la población general.

El secretario de Cultura, Tony Raful, quien estuvo acompañado durante la rueda de prensa por los subsecretarios de la cartera Andrés L. Mateo y Mateo Morrisón, consideró la medida como un paso “muy importante”, con la que el presidente Mejía cumple una promesa que había hecho en el pasado reciente a los libreros dominicanos.

“Creo que esta es una medida muy importante que demuestra, además, la decisión del gobierno de favorecer la cultura dominicana”, dijo Raful, y agregó que esto debe quedar claro ante toda la opinión pública.

Uribe, presidenta de la Cámara Dominicana del Libro, agradeció al presidente Mejía, y en especial al secretario de Cultura Raful y al subsecretario Mateo por los esfuerzos desplegados en pro de que esta medida se hiciera realidad.

“Hoy es un día de fiesta porque al fin el libro es como de ser, completamente libre”, dijo.

La señora Povedanos, de la librería Mateca, presente también en la ceremonia, dijo que la reducción se comenzará a sentir a partir de que el decreto comience a ser aplicado por la dirección de Aduanas. No obstante, observó que el mayor componente en el costo de estas publicaciones es el dólar y el recargo cambiario,

Casado, de la librería Cuesta, estimó, que los aranceles apenas son 3% del costo, y que el dólar y el recargo cambiario representan 10%.

Con la exoneración de los impuestos y aranceles, el gobierno apenas dejará de percibir anualmente RD$600,000. Las importaciones de libros y revistas en la República Dominicana representan menos de un millón de dólares anuales. Una publicación de la Fundación Global y Desarrollo dice que en el país apenas el 15% de la población es lectora habitual.