Licey ganó 91-94 paseó su calidad en ambas Series

25_01_2016 HOY_LUNES_250116_ Deportes4 B

En 1991, los Tigres quedaron invictos con 5-0 y promediaron 10 vueltas por encuentro en Miami, sede por segundo año al hilo, disputando el triunfo con Santurce, Tijuana y Lara.

Gerónimo Berroa fue seleccionado como el Jugador Más Valioso y jardinero izquierdo del All-Star tras ser el líder de bateo con .471.

El manager triunfador fue John Roseboro.

Henry Rodríguez (1B), Juan Bell (SS), Andújar Cedeño (3B) y Mélido Pérez (2- 0) estuvieron en el Todos Estrellas.

Jerry Brooks lideró en vueltas remolcadas con 10. El séptimo título de los Tigres llegó en Puerto La Cruz, Venezuela, en 1994 contra Hermosillo, San Juan y Magallanes, bajo la tutela de Casey Parsons y con una marca de 5-1.Raul Mondesí, en el jardín

central, fue líder en bateo con .450 y carreras anotadas con seis y el primera base Jim Bowie encabezó en cuadrangulares con tres y remolcadas con 11.

El lanzador derecho Julián Tavárez y el antesalista Alex Arias también fueron incluidos en el All-Star.

Los Tigres del Licey, iniciaron con buen pie la década del 90, en la Serie del Caribe, al ganar dos coronas consecutivas en el 1990 y 1991, contando con un trabuco de equipo en ambas ocasiones para así mantener el dominio en este tipo de clásico que se lleva a cabo cada febrero.

La tropa azul que fue estructurada por el dirigente Monchín Pichardo, en 1991, estuvo dirigido por el norteamericano John Roseboro, además de los jugadores Gerónimo Berroa, quien fue electo el Jugador Más Valioso, por segundo año consecutivo.

El bateo de Henry Rodríguez, Juan -Tito- Bell, Andújar Cedeño y Mélido Pérez, quien logró dos victorias como pitcher abridor.

En 1994, el Licey, contó con los estelares Raúl Mondesí, Jim Bowie, quien fue electo el Jugador Más Valioso y el lanzador Julián Tavárez, quien también formó parte del equipo Todos Estrellas, bajo la dirección del norteamericano Casey Parson.

En 1991 los Tigres fueron señalados como grandes favoritos, contando con jugadores del calibre de Henry Rodríguez, Francisco Cabrera, Bernardo Brito, Jerry Brooks, Braulio Castillo, Tito Bell, Gerónimo Peña, Silvestre Campusano, Domingo Michel, entre otros.

Sus lanzadores fueron José Rijo, Juan Guzmán, Pedro Astacio y Mélido Pérez. También contaron con refuerzos de mucha calidad entre los que se encontraban Gerónimo Berroa, Mel Rojas, Stanley Javier, Andújar Cedeño, Arturo Peña.

El dirigente para los Tigres fue John Roseboro, guiando a los campeones dominicanos. Tijuana representó a México; Santurce a Puerto Rico y los Cardenales de Lara estuvieron jugando por Venezuela. El evento se celebró en el estadio Bobby Maduro.

Henry Rodríguez, bautizado como el “Matatán Azul”, tuvo una valiosa actuación con los felinos durante la Serie del Caribe, celebrada en Miami, formó parte del equipo Todos Estrellas de la justa.

En el primer partido de la Serie del Caribe, la República Dominicana agitó sus bates con mucha fiereza y se vieron muchas bolas salir del parque con jonrones de Henry Rodríguez, Gerónimo Berroa y Francisco Cabrera. La victoria fue 8-2 sobre Puerto Rico. El derecho Juan Guzmán fue el pitcher ganador con un espectacular trabajo en siete entradas y dos tercios, en las que permitió apenas dos carreras con seis indiscutibles, mientras que Rod Beck sacó la cara en las últimas entradas.