Líder Ucrania sigue firme

http://hoy.com.do/image/article/304/460x390/0/8742E868-EB11-452A-AB49-B03927B4D6F5.jpeg

Kiev (EFE).- El presidente de Ucrania, Víctor Yúschenko, hizo ayer oídos sordos a las demandas del primer ministro, Víctor Yanukóvich, de que reconsidere su decisión de disolver el Parlamento, mientras miles de sus partidarios se congregaron en las calles de Kiev en defensa de sus respectivas posiciones.

“La decisión de disolver la Rada Suprema (Legislativo) respeta la Constitución, es legítima y tiene una base jurídica y política. Es de obligatorio cumplimiento e irreversible”, aseguró Yúschenko al término de una reunión de casi cinco horas con Yanukóvich.

El presidente ucraniano manifestó que las elecciones anticipadas convocadas para el próximo 27 de mayo permitirán solventar la actual crisis a través de “métodos democráticos”.

Además, insistió en que la crisis es “política”, por lo que, añadió que como jefe de las Fuerzas Armadas no permitirá “un desenlace violento” al actual enfrentamiento con el Parlamento.

Previamente, Yanukóvich, jefe del Gobierno ucraniano desde agosto pasado, había expresado su esperanza en “corregir” lo que considera un “error fatal del presidente”.

La mayoría parlamentaria, encabezada por el partido Regiones de Ucrania de Yanukóvich y que integra también a socialistas y comunistas, se rebeló ayer contra la decisión del presidente de disolver la Rada y convocar comicios anticipados.

Yanukóvich declaró hoy que el Ejecutivo y la Rada continuarán su gestión hasta que el Tribunal Constitucional (TC) emita su fallo sobre la legalidad del polémico decreto.  En respuesta, Yúschenko emitió hoy un nuevo decreto que anula todas las decisiones de la Rada que “amenacen el orden constitucional, la tranquilidad social y la estabilidad del país”.

El TC comenzó este martes a examinar la legalidad del controvertido decreto del presidente, proceso que podría prolongarse durante una semana, según el Gobierno.

“Todos los ciudadanos de Ucrania, los órganos de poder y el Parlamento acatarán, sin lugar a dudas, la decisión del Tribunal Constitucional”, aseguró Alexandr Lavrinovich, ministro de Justicia.

Yúschenko mantuvo hoy una reunión con el representante de la Comisión Europea y de los países miembros del Grupo de los Ocho países más industrializados (G-8) para garantizarles unas elecciones parlamentarias libres y democráticas.

La carismática ex primera ministra y líder opositora Yulia Timoshenko manifestó, por su parte, que respetará la decisión del Tribunal Constitucional, aunque contradiga su ansias de adelantar las elecciones.

   Timoshenko, antigua aliada de Yúschenko, fue la que instó al presidente a disolver el Parlamento después de que varios miembros de su coalición se pasaran al oficialista Regiones de Ucrania, encabezado por Yanukóvich.

   Por de pronto, el ministerio de Justicia aseguró en un comunicado que el decreto presidencial carece de fundamento legal, por lo que instó a Yúschenko a dar marcha atrás en su decisión de disolver el Parlamento y convocar elecciones anticipadas.

   Según la nota ministerial, la actual Constitución ucraniana no impide el transfuguismo de diputados de la Rada Suprema de unas formaciones a otras, al que aludió Yúschenko a la hora de anunciar su decisión de disolver el Parlamento.

La actual crisis entre presidente y Rada se gestó precisamente, el pasado 23 de marzo, cuando once diputados de la oposición se pasaron a la coalición mayoritaria.

   Si el partido Regiones de Ucrania de Yanukóvich hubiera alcanzado los 300 diputados -actualmente tiene 262- podría haber reformado la Constitución y arrebatado más cuotas de poder al presidente.

   Los gobernadores de las 24 regiones en las que está dividida Ucrania han apoyado la decisión de disolver la Rada Suprema.

   Miles de partidarios del presidente y, sobre todo, del jefe del Gobierno tomaron hoy las calles de Kiev en una repetición de las imágenes que dieron la vuelta el mundo a finales de 2004 durante el movimiento de protesta conocido como “Revolución Naranja”.

   Los seguidores de Yanukóvich se congregaron en la Plaza de la Independencia, corazón de la revolución de hace tres años, mientras que los afines a Yúschenko y Timoshenko montaron una ciudadela de tiendas de campaña en torno a la sede de la presidencia y la Comisión Electoral Central (CEC).

   Actualmente, el partido Regiones de Ucrania de Yanukóvich lidera los sondeos de opinión con un 33,5 por ciento de intención de voto, por delante del bloque Yulia Timoshenko, con un 24,9 por ciento.

   Mientras, el partido Nuestra Ucrania, encabezado por Yúschenko, se perfila como el gran derrotado de unos eventuales comicios, con un porcentaje de intención de voto inferior al 10 por ciento, mientras los comunistas serían la cuarta formación en entrar en la Rada.