Líderes andinos llaman combatir pobreza, narco

LIMA (EFE).- Los presidentes de la Comunidad Andina (CAN) iniciaron ayer su cumbre anual en Lima con el compromiso de trabajar por la gobernabilidad democrática y atajar la pobreza, la exclusión social y el narcotráfico.

El histórico Palacio de Gobierno de la capital peruana acoge el XVI Consejo Presidencial Andino, creado en 1990, con la asistencia de los jefes de Estado de Colombia, Alvaro Uribe; Ecuador, Alfredo Palacio; Venezuela, Hugo Chávez; y Perú, Alejandro Toledo.

A la cita faltó el gobernante boliviano, Eduardo Rodríguez, al tener que atender asuntos nacionales urgentes, por lo que fue representado por su canciller, Armando Loaiza.

La Cumbre Andina se inició tras un “productivo desayuno de trabajo”, en palabras del anfitrión, Alejandro Toledo, al que asistieron los mandatarios andinos, así como delegados de los países de Mercosur, además de México, Panamá, Chile y Nicaragua.

Un desayuno en el que se habló de los problemas reales que azotan a la región, según Toledo, también presidente de la CAN y quien dijo a su sucesor en el cargo, Hugo Chávez, que tiene ahora la responsabilidad de cohesionar a los países que forman el bloque.

“Hugo tienes en tus manos la responsabilidad de cohesionarnos, tienes la responsabilidad de unirnos, de dar las pautas de una agenda que nos una mirando al mundo”, dijo el anfitrión a su homólogo venezolano.

Para el mandatario peruano, “el crecimiento económico sostenido es indispensable pero no suficiente” e insistió en que “el objetivo es atacar frontalmente la pobreza y la desigualdad social que atentan contra la gobernabilidad democrática”.

“La pobreza conspira contra la gobernabilidad democrática, por eso nuestros enemigos no están más allá de nuestras fronteras, están en el interior de la Comunidad Andina, de Mercosur, de la América Latina que nos pertenece a todos”, aclaró.

Esta cumbre se celebra después de que las protestas callejeras propiciaran la caída de los ya ex presidentes de Ecuador Lucio Gutiérrez, en abril, y de Bolivia Carlos Mesa, el pasado junio.

En la inauguración de la cumbre, Toledo insistió en que, además de preservar la gobernabilidad en una región desencantada por las instituciones democráticas, según varios informes de la propia CAN, la agenda de trabajo se centra también en la búsqueda de una estrategia en la lucha contra las drogas y el narcotráfico.

Colombia, Perú y Bolivia (integrantes junto a Venezuela y Ecuador de la CAN) producen la casi totalidad de cocaína que se consume en el mundo, un problema que inquieta a estas naciones pero también al conjunto de la comunidad internacional.

Durante las sesiones de trabajo a puerta cerrada que sucedieron a la inauguración del consejo, los mandatarios andinos buscan asimismo fórmulas para fomentar la inversión y el comercio, así como una integración real tanto física como energética, según Toledo.

El gobernante, que se definió como un “apasionado de la integración”, recordó los logros obtenidos y dijo que el comercio internacional dentro de la CAN aumentó entre 2003 y 2004 un 59 por ciento.

Un crecimiento que, según detalló, ha generado 700.000 puestos de trabajo.

“Hemos sido impacientes y exigentes”, destacó Toledo antes de hacer un balance de los puntos en común de los gobernantes. Los mandatarios y cancilleres congregados en Lima están de acuerdo en que es necesaria una colectividad aérea y vial que integre al bloque regional y la desaparición de visas y pasaportes para viajar entre estas naciones.

También abogaron por la homologación de las titulaciones universitarias en la región. “Tenemos la necesidad de soñar despiertos”, dijo Toledo en referencia a estas medidas que consideró urgentes.

“Hoy estamos más cerca de la integración de la Comunidad Andina, hoy podemos decir que hemos avanzado, aunque nos queda un largo trecho por recorrer”, reconoció Toledo, quien insistió en que hay voluntad política para conseguir los objetivos.