Lista para un chapuzón

http://hoy.com.do/image/article/20/460x390/0/912C8407-C664-49B9-B046-6CAA432A09CB.jpeg

Se podría decir que los dominicanos contamos con un eterno verano, lo que nos ofrece la oportunidad de disfrutar de hermosas playas, ríos y “resort” en cualquier época del año. El traje de baño siempre será una pieza importante para disfrutar a plenitud de estos espacios, sobre todo si podemos contar con aguas azules, arenas blancas y un sol radiante.

El mercado de la moda ofrece diferentes opciones de diseños y colores, y en los últimos años, incluso, las damas pueden contar con trajes de baños reductores, capaces de modelar el cuerpo y hacerlo lucir más esbelto.

Los tradicionales enterizos hicieron historia en los años 50, estableciendo el inicio de la revolución de esta pieza de baño, hasta llegar a estilos sexy y glamorosos, que marcan las tendencias año tras año.

Hoy en día se dispone de un modelo para cada gusto: enterizos que dejan los muslos completamente al desnudo, los de dos piezas, conformados por los microshort que están súper de moda; hasta llegar a los más atrevidos, que son los biquinis y los colalés. Igualmente están de moda los biquinis tejidos, bordados y pintados.

Estos estilos ofrecen una amplia paleta de colores, entre los cuales se encuentran los amarillos, rojos, azules, verdes, morados, rosas, dorados, marrones, negros y, por supuesto, blancos.

Actualmente la tendencia de los cítricos se impone, y los bañadores no están excluidos de esta modalidad. De ahí que “brillen” en las vitrinas el verde manzana y limón, fucsia y naranja.

Estas tonalidades tienen la facilidad de combinarse en la misma pieza y crear sensaciones visuales espectaculares.

[b]Accesorios[/b]

Los pareos como fieles compañeros de los trajes de baño, se encuentran en diferentes formas, realzados con figuras marinas pintadas, caracoles, algas, caballitos de mar, bordados, tejidos y en los tradicionales estampados.

Los aretes de gran tamaño en plástico, collares y pulseras del mismo material acompañan también esas piezas, en las mismas tonalidades que marcan la temporada. Las pamelas y sombreros de alas cortas, así como los pañuelos y las flores continúan adornando esas prendas.