Listín Diario: 124 años de servicio

Con una trayectoria de 124 años solo interrumpida por los escollos de la  intolerancia brutal, el Listín Diario se ha erigido en un referente ineludible a la hora de referirse al ejercicio idóneo de la libertad de expresión y difusión del pensamiento  y a la vocación de servicio que debe caracterizar a todo medio de comunicación. De una octavilla impresa en una sola cara que vio la luz pública un día como hoy de 1889, este matutino ha pasado a ser un gigante, no necesariamente por su tamaño físico y número de páginas, sino fundamentalmente por la calidad y pluralidad de sus servicios a la sociedad.

Ni siquiera el cierre de 21 años forzado por el ahogamiento económico y la censura a que lo sometió la tiranía de Rafael Trujillo, lograron mellar la vocación que justificó el nacimiento de esta publicación. Sus  servicios, en principio limitados a informar sobre el arribo y salida de los buques de cabotaje que tocaban puertos dominicanos, se fueron diversificando  hasta alcanzar la rica variedad que entrega hoy.

Hoy, 124 años después de su nacimiento, el Listín mantiene actualizados los criterios de innovación que han dado esencia a su participación en el diarismo nacional. Nos complace congratular en esta fecha, a través de su director, Miguel Franjul, a todos los que aportan para brindar al país la excelencia de este decano del periodismo.

EL PRD AL BORDE DEL SUICIDIO

Aunque acostumbrado a las crisis y sufrido numerosos desprendimientos, todo parece indicar que el PRD apura esta vez el cáliz de su escisión más dolorosa y amenazante para la democracia. Hoy, dos bloques cegados por el antagonismo acuden a sendas reuniones cuyos resultados previsibles ahondarán las diferencias. Y es en virtud de estas disparidades que la principal fuerza opositora deserta de su deber de equilibrar una democracia a la que las circunstancias están empujando hacia el indeseable unipartidismo.

El país asiste, pues, a un acto que pone en evidencia la grave irresponsabilidad política de  las partes en pugna dentro del PRD. ¡Vaya manera de desperdiciar el favor de un pueblo que en las elecciones presidenciales más recientes le dio a ese partido un caudal importantísimo de votos! Solo queda pedir que los actos de hoy no desemboquen en provocaciones y violencia.