Llama a padres evitar niños toquen armas

27_01_2016 HOY_MIERCOLES_270116_ El País9 A

La procuradora para el Sistema de protección de Niños, Niñas y Adolescentes, llamó ayer a los padres o tutores que tengan armas de fuego en sus casas, a ser más responsables y evitar la manipulación de estas por parte de menores, advirtiéndoles que en caso de accidentes lamentables su custodia le será quitada.

Dijo que aunque ese tipo de hecho es poco frecuente en el país, es necesario que las personas que posean armas de fuego no las tengan al alcance de menores en sus hogares.

En lo que va del presente año, un niño de 9 años de edad mató accidentalmente a su hermanito de 11 utilizando el arma de su padre, en un hecho ocurrido en Azua.

Niños no son imputables. La magistrada Tobal explicó que como la ley establece que los niños no son imputables, no se descarta que algún adulto pudiera aprovecharse de eso para a través de ellos cometer delito.

Un ejemplo. Se recuerda que en el 2012 un menor de cinco años mató de un disparo en el tórax al señor Arsenio Díaz Rodríguez, con una pistola 9 milímetros número A04778 propiedad de Fabián Antonio González Duarte (Polo), quien tras entregarse a las autoridades admitió que puso el arma en manos del niño “para que asustara” a la víctima, desconociendo que la misma estaba manipulada, lo que habría facilitado el disparo. Este hecho ocurrió en San Pedro de Macorís.

El procedimiento. La magistrada Tobal explicó que cuando un niño se ve envuelto en un accidente de esa naturaleza, y el arma pertenece a su padre o tutor, este pierde en ese momento la custodia, porque demuestran no tener capacidad para darle protección.

“La custodia del menor se le da a un hogar de paso de Conani donde recibe ayuda sicológica que igual se le provee a sus padres y a los familiares del occiso, mientras el Ministerio Público investiga las circunstancias en que ocurrió el hecho”, informó.

ZOOM

Exhortación

La magistrada Tobal afirmó que es responsabilidad de los padres mantener las armas fuera del alcance de los hijos. Sugirió guardarlas en un lugar cerrado, seguro, preferiblemente en una caja fuerte donde el niño o adolescente no tengan roce con ella “porque si un arma de fuego es un peligro incluso para los adultos, mucho más lo es para los menores”.