Llama atención sobre cifras de diabetes tipo 2 en el país

v9

Los padres y adultos a cargo de la crianza de los niños deben poner el ejemplo en el hogar y en su vida diaria llevando un estilo de vida sano que incluya una alimentación balanceada y la práctica de ejercicios porque “nuestros niños imitan todo lo que ven”.

La doctora Dolores Mejía de la Cruz, endocrinóloga y presidenta de la Sociedad Dominicana de Endocrinología y Nutrición (SODENN), llamó la atención sobre la alarmante cifra que tenemos de un millón de diabéticos y 1.5 millones de adultos y niños que son afectados por algún tipo de alteración metabólica asociada a esta condición.

Durante la charla “El niño imita: un modelo a seguir”, organizada por Farmacia Carol en su campaña Unidos por la Diabetes, la doctora Mejía citó factores como la industrialización, la obesidad, la incorporación de nuevas pautas de vida, los cambios de la estructura demográfica, haciendo que cada vez más niños desarrollen la diabetes tipo 2 en la pubertad.

Recordó que la diabetes tipo 2 es caracterizada por el aumento de azúcar en la sangre e históricamente fue considerada poco frecuente en la población infanto-juvenil, pero que por los factores antes mencionados hoy es muy común en este grupo de personas y se está convirtiendo en “una enfermedad pediátrica epidémica”.

“Las características clínicas de los niños diabéticos tipo 2 sugieren que el defecto primario es la insulinorresistencia, la cual, en la evolución, determina el fallo de la célula beta”. La doctora Mejía explica que esta insulinorresistencia está determinada genéticamente, aunque también puede ponerse de manifiesto por factores como la obesidad.

“La historia se complica con la pubertad, donde la hormona de crecimiento (HNA GH) sería la responsable, debido a su incremento en este período y explicaría el pico de aparición de diabetes tipo 2 en la pubertad en individuos genéticamente predispuestos y que son expuestos en esta etapa a un ambiente favorable”.
Mejía de la Cruz hizo énfasis aquí en la correcta guía de los padres, quienes deben tener un control clínico de la glucosa anual en niños que presenten factores de riesgo, a partir de los 10 años, tener un plan alimenticio saludable e insistir en la actividad física, como una manera de evitar la aparición de la diabetes tipo 2 en nuestros hijos.

“El incremento de la obesidad y de la diabetes tipo 2 en la población infantojuvenil determina un grave problema en la salud pública, nos encontramos frente al surgimiento de la diabetes tipo 2 como enfermedad pediátrica”.