Llama autoridades a ejecutar plan
reducir embarazos en adolescentes

http://hoy.com.do/image/article/303/460x390/0/6105268E-F2E3-4C8B-9FBF-230E03469A73.jpeg

POR MANUEL ESPINOSA R.
 SAN JUAN DE LA MAGUANA.- El canciller del Obispado y párroco de la Catedral San Juan Bautista, de esta provincia, sugirió la articulación de un plan, con la participación del Gobierno, la Iglesia y las organizaciones sociales, para reducir el alto número de adolescentes embarazadas.

El sacerdote Manuel Bello también calificó de injusta y arbitraria la expulsión de planteles públicos y privados de las adolescentes embarazadas, porque, a su juicio, “se convierten en potenciales prostitutas”.

Planteó que si se trazan planes concretos y específicos, con voluntad e interés, con la participación de las familias, las iglesias, organizaciones de servicios y las propias autoridades de la Secretaría de Educación, se puede reducir significativamente el alto número de adolescentes embarazadas. Advirtió, asimismo, que tampoco la solución al grave problema social que representa la gran cantidad de menores embarazadas es la distribución indiscriminada de condones, como plantean algunos sectores, “porque eso se traduce en libertinaje”.

Señaló que cuando esas niñas son expulsadas de las escuelas públicas y de colegios privados, muchos padres también las botan de las casas, quedando desamparadas.

Añadió que en muchos casos van a parar a la casa de algún familiar de tercera o cuarta categoría, y algunas de ellas no ven otro camino que “vivir de su cuerpo”.

“Esas niñas en esas condiciones son potenciales prostitutas, porque si no tienen donde vivir, de qué mantenerse y mantener al hijo o a la hija, entonces vivirán de lo que es común en escuchar, de lo que Dios le dio”, explicó el sacerdote.

“Por eso estoy en desacuerdo conque sean expulsadas de los plantales escolares ni tampoco de sus casas por sus padres”, precisó.

Bello consideró que “hay que trabajar en la educación sexual con las familias, los padres, las madres, en las escuelas y las iglesias, y no temerle a ese tema que todavía parece ser tabú en este país, porque de lo contrario los embarazos en adolescentes seguirán en aumento”.

El religioso estimó, asimismo, que las autoridades competentes deberían, en el menor tiempo posible, incluir la sexualidad como materia de educación en el país, “porque, aunque algunos sectores aún se mantienen renuentes, la realidad lo está imponiendo, y todavía estamos a tiempo”.

Reiteró que la educación sexual no es regalar condones a menores de edad, muchas veces en forma indiscriminada, “porque eso cae en el libertinaje y el desenfreno.