Llaman hijo Sharon entregar datos

http://hoy.com.do/image/article/20/460x390/0/1D050AA6-F375-4CA1-86D1-04F8F3C6E6AA.jpeg

JERUSALÉN (EFE).- El Tribunal Supremo de Israel conminó ayer lunes al hijo del primer ministro Ariel Sharón, Guilad, a entregar a la Policía Nacional documentos que, durante ocho meses, se ha negado a presentar en las investigaciones abiertas sobre él y su padre por un supuesto delito de corrupción multimillonaria.

Se trata de documentos y vídeos relacionados con su contratación como asesor de un empresario urbanístico israelí, David Apel, del que se sospecha sobornó al entonces Ministro de Exteriores, Ariel Sharón, para la compra de una isla griega en el mar Egeo, situada a unos 40 kilómetros de Atenas, con el fin de transformarla en un emporio turístico.

Guilad Sharón asegura que no tiene acceso a los documentos que le reclama la policía para completar la investigación, entre ellos sus extractos bancarios, aunque su letrado afirmó hoy que “haremos lo que nos ordena el fallo del Tribunal Supremo”.

Apel, miembro del Comité Central del bloque derechista Likud, que preside Sharón, se comprometió en 1999 a pagar cerca de un millón de euros a Guilad.

Según un testimonio, Apel comentó a Sharón: “tu hijo ganará mucho dinero” si se concreta la operación, lo que finalmente no ocurrió.

La sospecha que recae sobre Sharón es la de haber utilizado su influencia como ministro de Exteriores sobre el alcalde de Atenas, al que agasajó durante 1999 con una recepción que le ofreció en un hotel de Jerusalén y que supuestamente pagó el empresario inmobiliario.

El fallo dado a conocer hoy por los jueces de el Tribunal Supremo deriva de la recomendación de ayer por parte de la Fiscalía General de procesar al jefe del Gobierno por aceptar sobornos.

La recomendación de la Fiscal General, Edna Arbel, debe ser decidida ahora por el asesor jurídico del Gobierno, Menajem Mazuz, quien decidirá si Sharón es juzgado a fines del próximo mes de mayo.

La petición de inculpación ha abierto un debate entre la clase dirigente israelí, que ha empezado a exigir la dimisión del primer ministro si es procesado, lo que supondría el fin de sus proyectos políticos, incluido el desmantelamiento de los asentamientos de la franja de Gaza y la retirada del Ejército israelí de la zona.

Según investigaciones de la policía y de la fiscalía, los planes inmobiliarios del empresario David Apel, contaron con el apoyo no sólo de Sharon, sino también del alcalde de Jerusalén, Ehud Olmert, y a cambio se comprometió a financiar la carrera política de ambos, incluidas las elecciones internas dentro del Likud, las elecciones generales y de primer ministro.

David Apel, según la encuesta, pagó los servicios de Sharón a través de su hijo Gilad, a quien contrató como asesor urbanístico, a cambio de un abultado sueldo, de varios miles de dólares, una parte de los cuales se habría destinado a pagar los déficit provocados por la finca familiar de los Sharon, el Rancho Sicomoro, en el desierto del Neguev.

El debate sobre Sharón amenaza con complicar la puesta en marcha de sus planes políticos, especialmente el Plan de Desconexión Unilateral de los Territorios Palestinos, la evacuación de 17 asentamientos de Gaza y el repliegue de las tropas de la Franja.

Pero además el viaje que el primer ministro tiene previsto realizar a Estados Unidos el próximo 14 de abril, donde se entrevistará con el presidente George W. Bush para reclamarle apoyo y financiación para llevar a cabo la retirada de Gaza.

El primer ministro israelí aseguró hoy ante la Comisión parlamentaria de Asuntos Exteriores y Defensa que si recibe el apoyo de Bush, a su regreso de EEUU presentará de inmediato la iniciativa al Gabinete y posteriormente al Parlamento.

Y advirtió de que si su plan es rechazado, formará un nuevo Gobierno de coalición.

El viceprimer ministro, Ehud Olmert, afirmó hoy a la radio israelí que el caso de corrupción millonaria en que se ha visto envuelto el primer ministro israelí no le detendrá para llevar a cabo su plan.

Durante la reunión del Comité, el líder pacifista Yossi Sarid regañó a Sharón al decirle que cómo podía seguir gobernando el país cuando “una nube negra de corrupción y soborno se cierne sobre su cabeza”.