Llega la hora de las verdades

Los dos partidos políticos de mayor proselitismo estarán mañana en competencias internas para escoger candidatos a las justas electorales del próximo año con opción a una diversidad de posiciones de poder incluyendo la Presidencia. Culmina un proceso interno sin precedente en las prácticas democráticas locales que deberá transcurrir en orden y culminar con resultados aceptables para todos los participantes. Serán imprescindibles el concurso y la buena voluntad de los organizadores, competidores y sufragantes. La ecuanimidad y el civismo deben presidir la actuación de hombres y mujeres en esta cita con la conciencia de millones de ciudadanos prestos a seleccionar en libertad entre miles de aspirantes a funciones.

Quedará a prueba un novedoso método de elección que compromete gestiones humanas a cargo de recursos tecnológicos a ser empleados con transparencia y efectividad para hacer más fácil y breve una voluminosa recolección de convicciones contradictorias llamadas votos. Retados están también a servir a esta causa institucional las organizaciones políticas, sus afiliados y simpatizantes, preservando un ambiente de paz y de mutua aceptación de las imperantes y a veces exacerbadas diferencias de criterios. Sea el día de mañana una oportunidad para comportamientos colectivos de madurez. Que la democracia no sea una mera palabra sino una forma consensuada de ser país.

Endurecimiento de la prevención

Las señales previas a los asesinatos de mujeres, patentes en amenazas y agresiones de consecuencias menores no están siendo consideradas por la ley como de alta probabilidad, según muchas historias de fatalidades con perfiles de epidemia. La inminencia de crímenes atroces como los que día a día destruyen a seres femeninos debería ser enfocada judicialmente como umbrales de muertes solo evitables si se neutraliza por el tiempo que proceda y más disuada al homicida en potencia.

Así como el intento de homicidio es penalmente tratado como el hecho mismo, el propósito de matar que apela a pregones de odio y sobrepasa lo teórico con antecedentes de violencia física y verbal debe motivar privación indefectible de libertad en acción salvadora de vidas. Rejas para la reflexión contra la sed machista de sangre.