Llegada de alivio a restricciones

El mercado hipotecario y otros servicios financieros recibieron hará poco el impacto de alzas de tasas bancarias, como resultado de restricciones sobre uso del dinero de los ahorrantes a través de un leve aumento del Encaje Legal. El mercado cambiario se desestabilizaba y se aplicó una medicina para serenarlo. La reacción sobre el costo del dinero pareció rebasar la levedad de la medida. Ahora llegó una disposición oportuna y promisoria: la liberación de diez mil de los millones de pesos congelados para que sean usados estimulantemente en la construcción de viviendas de bajo costo y facilidades de pago a favor de quienes padecen por limitaciones de ingresos la falta de techos, en un país de alto y creciente déficit habitacional.

Una de las desigualdades más a la vista, con aguda brecha entre sectores pudientes y estratos de pocos recursos, se da en el auge de obras habitacionales de alto precio en espacios urbanos de primera que incluyen torres de lujo y confort. En contraste con ese despliegue del alto poder adquisitivo y patrimonial están aquellas familias en situación de pobreza o extrema necesidad, que resultan más numerosas habitando barrios de caos, hacinamiento o arrabalización. Esa marginación ameritaría incentivos mayores y de largo plazo con políticas sociales (más allá de las puramente monetarias) que multipliquen las edificaciones habitacionales de interés social y su disponibilidad en el mercado.

UCE: MOTIVO DE MUCHO ORGULLO

La Universidad Central del Este fue uno de los primeros esfuerzos privados para extender por el país la enseñanza superior. Nació como obra de amor y desvelos por su pueblo del reconocido doctor José Hazim Azar y continuada, tras su partida de este mundo, por sus descendientes como un centro accesible en grado sumo a toda inquietud y deseos de superación. Sus frutos para la comunidad, en los 45 años de existencia que acumula, han sido abundantes y palpables. Al acercar la enseñanza superior a los provincianos de la región y a muchos estudiantes de otros sitios del país, al tiempo de acoger a gran número de extranjeros -sobre todo puertorriqueños- la UCE ha escrito una historia de logros al sembrar conocimientos para desarrollo y progreso. Hoy esta universidad puede hablar orgullosa de los muchos egresados en pleno ejercicio, dentro y fuera del país, que deben a ella su preparación.