Llegan las cabinas del teleférico; energía y seguridad estarán a cargo Metro de SD

19_09_2016 HOY_LUNES_190916_ El País7 E

Ya se encuentran en Santo Domingo las primeras 70 cabinas del teleférico que construye la Unidad Ejecutora para la Readecuación de La Barquita (URBE), sistema de transporte que será dirigido desde el centro de mando del Metro, incluida su seguridad.

Así lo informó el ingeniero Jhael Isa, coordinador de la obra a cargo de la URBE, quien explicó que el teleférico se construye con la más alta tecnología que existe en el mundo sobre la materia.

Señala que las 70 cabinas que llegaron corresponden al tramo dos, que va de la estación cuatro, ubicada en Charles de Gaulle, con carretera La Victoria, hasta la tres, ubicada frente al residencial Salomé Ureña, en la misma comunidad.

Las cabinas tienen el color de la bandera dominicana: roja, azul y blanca y se encuentran en los almacenes del consorcio que construye la obra.

Considera que la estación más importante será tres, ubicada frente al residencial Salomé Ureña, en Sabana Perdida, ya que ahí estarán el garaje de cabinas y la oficina de mando del proyecto, que será conectada a la Oficina Para el Reordenamiento del Transporte (Opret).

Aclara que en cada una de las cuatro estaciones habrá una unidad de operaciones y control, pero conectado al centro de mando de la Opret, ya que se trata de un sistema centralizado.

Seguridad. La seguridad del novedoso sistema aéreo también estará a cargo del Cuerpo Especializado de Seguridad del Metro (Cesmet). Explicó que, precisamente, el pasado viernes sus directivos hicieron un recorrido por las estaciones del teleférico.

Para tales fines se coordinan acciones con el general Daniel Martínez, director de Cesmet, ya que el teleférico tendrá los mismos niveles de calidad y seguridad que se perciben en el Metro.

Dijo que al igual que en el Metro, en cada una de las estaciones habrá un personal del Cesmet, pero no así en las cabinas del teleférico, como sucede en los trenes del Metro porque el cupo de pasajeros es limitado.

Acceso a los discapacitados. Destaca que el sistema es universal, es decir, tendrá las facilidades para que sea abordado por personas discapacitadas, como los no videntes, que tendrán huellas táctiles para ellos; y con problemas físico motores y otros, ya que así fue diseñado.

Incluso, dice, las cabinas están diseñadas para montar personas en sillas de rueda, puesto que el espacio así está previsto.

Por cada cabina del teleférico podrán abordar diez personas que saldrán cada 12 segundos de las estaciones.

Tecnología de punta. La parte electromecánica del teleférico lo fabrica la empresa Poma, en Grenoble, Francia, que tiene a su cargo toda la parte tecnológica del sistema, la última que existe en el mundo.

Esta tecnología se llama Mono Cable de Pinzas Desembragables, que tiene la capacidad de transportar seis mil pasajeros por hora, tres mil en cada sentido.

Mostró la estación tres con un nivel de avance muy importante, con la parte electromecánica lista, por lo ahora están concentrados en la terminación del edificio. Señala que el sistema cuenta con 10 mil metros de cables, cinco mil de cada lado, ya que recorrerá cinco kilómetros.

La energía. Indica que todas las redes eléctricas aéreas que existen en el trayecto hay que soterrarlas, para garantizar mayor seguridad del sistema, para lo que ya se sacó la licitación.

Asegura que la energía del teleférico la suministrará el Metro, ya que este cuenta con un sistema de generación de 50 megas y el consumo del nuevo sistema es de apenas de tres megas, ya que cada cabina cuenta además con paneles solares, que lo hace sostenible.

Aclara que en caso de que falle el sistema de generación de energía del Metro, que sería poco probable, entraría el Centro de Respaldo de Emergencia del propio Metro.

Señala que si el Metro se detiene las cabinas del teleférico también se detienen. Sin embargo, el sistema cuenta con una autonomía de poder halar todas las cabinas, por lo que nadie queda en el aire.

La fecha oficial para la apertura del nuevo sistema de transporte, que tiene una inversión de 69 millones de dólares, es en agosto del 2017 pero tiene previsto iniciar los períodos de prueba mucho antes de esa fecha.
El teleférico correrá a la misma altura de los puentes sobre el río Ozama, por lo que está garantizada la seguridad en ese sentido, asegura Jhael Isa.