Llegan últimos votos para los Óscar y es difícil pronosticar

1

Nueva York. Al llegar los últimos votos para los Óscar  el plazo vence el martes, Hollywood pone fin a una temporada de premios que ha resultado, de Nate Parker a Mel Gibson, una desconcertante alegoría moral.

Las peripecias han sido insólitas, incluso por tratarse del cine.

Parker, festejado como un seguro receptor del Oscar en el festival Sundance del año pasado, asistió al torpedeo de su “The Birth of a Nation” como consecuencia de una denuncia por violación en su contra de 18 años atrás. Al tiempo que desaparecía Parker, se produjo el inesperado retorno de Mel Gibson, un paria durante la última década, con su “Hacksaw Ridge”, nominada a seis Oscar, incluidos mejor película y director.

La balanza de la justicia hollywoodense nunca ha sido muy científica, pero pocas veces ha sido tan difícil de interpretar.

El desconcertante cálculo ético ha provocado muchos cuestionamientos a los estándares mezcla de arte, fama, raza, hechos y rumores con que se juzga la mala conducta de las estrellas y los aspirantes a las estatuillas.