Llevan tensión barrios Santiago

POR ANSELMO SILVERIO
SANTIAGO.- Juntas de vecinos de esta ciudad, entre las que están de las principales zonas residenciales, se quejaron ayer de que los residentes son víctimas frecuentes de robos y violaciones sexuales, y muchas de estas acciones las vincularon con bandas de narcotraficantes.

Un comunicado de las Juntas de Vecinos y Organizaciones Populares Unidas de Santiago (JUVOPUSAN) se quejaron de que las acciones de la Policía son insuficientes para contener a los delincuentes.

El informe de la JUVOPUSAN planteó que los jefes de bandas fomentan toda clase de delitos sin que la Policía tenga capacidad para enfrentarlos y por esto los residentes se sienten desprotegidos.

Andrés Ramos, presidente de JUVOPUSAN, dijo que muchas familias se están asilando y disminuyen sus vínculos sociales y relaciones con los vecinos, porque si salen de noche se expone a ser asaltados o atacados.

Muchas personas que laboran de noche y especialmente estudiantes que deben asistir a clases nocturnas tienen que ser auxiliados por grupos que deben protegerlos o tienen que dormir fuera de sus hogares, porque si salen no pueden regresar, porque en muchos lugares los delincuentes controlan las calles y son frecuentes las balaceras.

En muchos barrios de esta ciudad, los policías se abstienen de entrar porque los consideran peligrosos.

“Esto ocurre por la falta de seguridad,  la falta de empleos y la falta de conocimiento de causa de lo que es la sociedad. Esto ha integrado a muchos jóvenes al tráfico de drogas porque no hay garantía para que la gente, los obreros y los estudiantes, puedan regresar en paz a sus hogares en la noche”, sostuvo Ramos.

Entre los barrios y comunidades bajo control de delincuentes se señalaron a Los Salados, La Gloria, Arroyo Hondo, Camboya, Cristo Rey, Amansa Tigres, Cerro de Papatín, Buena Vista, La Herradura, Hato Mayor,  El Ciruelito, Pekín, Reparto Peralta, Consuelo, Jacagua, Los Santos, Hoya de Puchula, Conani, Zamarrilla y Los Guandules, entre otros.

Ramos dijo que como la Policía no dispone de muchos recursos para enfrentar los delincuentes, están fomentando la organización de los clubes, las instituciones deportivas y otros grupos sociales para que juntos formen una cruzada en contra de la delincuencia.

“Todos aquí somos responsables por el deterioro de la calidad de vida de los dominicanos”, sostuvo Ramos.