Lluvias afectan zona cafetalera

POR ANSELMO SILVERIO
VILLA TRINA (Espaillat).-
Los aguaceros que derrumbaron cafetos y otros cultivos de la Cordillera Septentrional han dañado los caminos y carreteras de acceso a la zona cafetalera de esta demarcación, así como de Altamira y Guananico en Puerto Plata.

 En tanto, brigadas de la Secretaría de Obras Públicas trataban ayer de reponer el tránsito por las carreteras que comunican a Jarabacoa con Manabao y a Nagua con Samaná.

Porfirio Brito, subsecretario local de Obras Públicas, dijo que las brigadas lograron ayer restablecer el tránsito por la autopista Duarte, en el tramo Controbas El Pino, entre Bonao y La Vega, donde los aguaceros y el desbordamiento del río Acapulco destruyeron los aproches del puente.

Las brigadas enviadas a esta zona mocana no pudieron entrar a los lugares afectados y sólo puede llegarse en helicópteros, porque las condiciones de algunos caminos ahora son precipicios peligrosos, comentó Rufino Arias, dueño de una propiedad cafetalera de la comarca.

Asimismo, en la carretera Jarabacoa-Manabao siguen los deslizamientos de tierra y de enormes rocas que han impedido a las brigadas restablecer el tránsito.

Esa tarea se complicará de seguir lloviendo, sostuvo el subsecretario de Obras Públicas, quien añadió que se espera poder concluir los trabajos en las próximas horas.

Manifestó que en la carretera Nagua-Samaná el tránsito fue restablecido con un desvío, mientras  se repara un puente que fue destruido parcialmente a causa del desbordamiento del río Yuna.

En tanto, en Altamira y Guananico, en Puerto Plata, se registraron daños en algunos caminos, pero explicó que fueron reparados.

MONTECRISTI

Los encargados de los organismos de socorro y otras autoridades de esta provincia, reforzaron ayer las medidas de prevención ante nuevas amenazas de inundaciones por las crecidas de los Ríos, Yaque del Norte, Guayubín y Guayubincito.

Asimismo, la gobernadora,  Amalia Grullón, dijo que en la jornada de ayer, con ayuda de equipos suministrados por varias instituciones, reforzaron los muros las márgenes de algunos ríos y limpiaron canales, para evitar o disminuir los desbordamientos.

En otro aspecto, todavía ayer no se habían recibido las ayudas del gobierno para las más de 2,400 familias que, según Máximo Ventura, de la Defensa Civil, están alojadas en casas de amigos y familiares a causa de las inundaciones.

En esa demarcación las aguas han aislados los poblados de Piloto, Batey La Cruz, Hato Viejo, Los Solares, El Ahogado, Palo Verde, Guayubín, Castañuelas y las fincas del proyecto agrario Bajos Yaque del Norte.