Lluvias obligan a evacuaciones

Las lluvias  han provocado deslizamientos de tierra, inundaciones y la evacuación de 3,273 personas, cuyas viviendas  fueron anegadas.  Hay   646 viviendas  afectadas, 21 comunidades aisladas, puentes dañados y   43 albergues  activados.

Las lluvias caídas en todo el país han provocado deslizamientos de tierra, inundaciones y la evacuación de 3,273 personas, cuyas viviendas  fueron anegadas. La mayoría de los damnificados se instaló en casas de familiares y amigos.

Anoche, el Centro de Operaciones de Emergencias (COE) informó que hay   646 viviendas  afectadas, 21 comunidades aisladas y que    se activaron 43 albergues.

En Santiago  están incomunicadas las secciones Guayabal y Guanabanal, distrito municipal de Puñal, debido al colapso sufrido por el puente que las une.

En San Cristóbal  la comunidad de Hatillo y zonas aledañas se aislaron  a causa de la crecida del río Yubazo, así como de varias cañadas, como consecuencia de los frecuentes aguaceros.

También sufrió una grieta el puente ubicado en el sector de Madre Vieja Sur,  ocasionada por las fuertes corrientes del río Yubazo, por lo que conductores y transeúntes temen que colapse de continuar las lluvias.

Unas 40 viviendas ubicadas en el sector La Vereda, La Vega, se encuentran anegadas.

 En  El Seibo  están incomunicadas Las Cuchillas y Arroyo Grande y   en San Pedro de Macorís La Lima,  Pepillo, Margarín, Concho Primo, Piñones, Diego Campiña y Regajo, por la crecida del río Soco. En la Altagracia se aisló Cabeza de Toro.

Mientras en  Monseñor Nouel está aislada  El Pedregal por la crecida del río Sabana del Puerto, cuyo puente colapsó, y en La Vega la comunidad Arroyo La Vaca se aisló debido al desbordamiento del río Baiguate.  En Villa Altagracia Sabana del Puerto.

En la provincia Espaillat  15 familias fueron afectadas. En Monte Plata, las comunidades de Chirino y Talao están incomunicadas por las crecidas del río Ozama y la Cañada de Ocoa.

   En vista de que las lluvias seguirán, el  COE  mantiene alerta roja  para  las provincias de  Barahona, Pedernales, Independencia Elías Piña, Dajabón y Montecristi.   

    Mientras se mantiene de igual modo la alerta amarilla para  San Juan, San José de Ocoa, La Vega, Monseñor Nouel, Sánchez Ramírez, María Trinidad Sánchez, Monte Plata, Hermanas Mirabal, Samaná, San Cristóbal y Duarte, y alerta verde  para  el Distrito Nacional y las provincias de Santo Domingo,  La Altagracia y El Seibo. La institución hace un llamado contra inundaciones y advierte a las pequeñas embarcaciones no aventurarse mar afuera.

La entidad realizó evacuaciones preventivas en zonas con alerta verde y en algunas comunidades en alerta roja y amarilla, donde aun no han ocurrido inundaciones, derrumbes ni deslizamientos de tierra.

  Un comunicado del COE precisa que con esa labor de prevención se busca evitar desgracias.

Más aguaceros.  La Oficina de Meteorología anunció que las lluvias continuarán en todo el territorio por lo menos hasta el sábado,  de débiles a fuertes, producto de  un “complejo sistema de vaguadas” que genera abundante nubosidad y aguaceros, con mayor intensidad en las regiones Norte, Noroeste y Suroeste, la cordillera Central y la zona fronteriza y que estarán acompañados de tormentas eléctricas y  ráfagas de viento.

El informe de Meteorología precisa que el sistema de lluvias presenta su mayor actividad nubosa sobre el Canal de los Vientos.

Se  mantiene  alerta de inundaciones para la provincia de Santo Domingo, el Distrito Nacional, La Romana y San Pedro de Macorís, y se exhorta a los conductores a manejar con precaución.

Recomendación. 

Los organismos de socorro recomiendan  tomar las medidas pertinentes contra inundaciones y advierten a los residentes de las provincias en alerta, sobre todo a los que viven  en zonas altas y pendientes vulnerables a deslizamientos de tierra.

La sugerencia vale de la misma manera para  aquellos con problemas de alcantarillado generadores de inundaciones, pero con más énfasis para los  que viven  en las cercanías de  ríos, arroyos y cañadas.

Desaparecen tres

Cuatro comunidades cercanas al  Bajo Yuna están incomunicadas por el desbordamiento  del río  Yuna, cuyo caudal aumentó  por las   lluvias . En Arenoso desaparecieron una mujer y sus dos hijas.

La situación obligó a la  Defensa Civil a tomar medidas para evitar que se pierdan vidas.  Como consecuencia de los aguaceros, cientos de  familias han sido trasladadas  a centros de refugios  y a casas de familiares.

“Tenemos   una comunidad  totalmente incomunicada, que es Los Contreras, donde  el agua está  hasta en  la carretera  y las otras están  inundadas pero se puede llegar hasta ellas, como es el caso de Los Peynados. Nosotros aquí estamos alerta a cualquier  eventualidad”  indicó José Luis Mosquea, director de la Defensa Civil  en  la zona. Entre las  comunidades afectadas por las lluvias  se encuentran Arenoso,  Juana Rodríguez, Las Coles, Barraquito, Payano y Las Guáranas. En el municipio de Hostos se informó que varias familias han tenido que ser llevadas a lugares seguros, ya que sus viviendas se encuentran totalmente inundadas. Feliciana Paula, una de las residentes en  Payano, dijo que en tiempos de lluvias  para ellos no es novedad que todo se inunde, porque siempre  ha sido así.

 “Aquí el agua llega hasta la carretera porque es  que  hay muchos canales de riego y están  en  la misma vía”, observó. Mientras,  Domingo de Jesús Polanco consideró que aunque no se  ha  visto  una gran  creciente en el río Yuna, ellos están  al pendientes,  porque los aguaceros no han  parado y el río como está representa  un  peligro.