Lo favorable en horas difíciles

Lo favorable en horas difíciles

Para el gobernador del Banco Central, Héctor Valdez, la arremetida de alzas que preocupa a los dominicanos responde a factores transitorios, con algo de cíclicos, de previsible cesación en el corto plazo.

El ministro de Economía, Planificación y Desarrollo, Miguel Ceara Hatton, ve como concluida la etapa crítica de la economía y considera al Estado en condiciones de relanzar la inversión. El turismo es tenaz en emprendimientos y reactivación de vuelos; crece récord la recaudación de Aduanas, reflejo de mayor demanda de productos terminados y de materias primas importadas en confirmación de que la actividad fabril y el consumo están en salud a pesar de la pandemia.

El afán por normalizar al país que muestran conglomerados encaminados a recuperar ritmos productivos supera en efectos a quienes se comportan como si fueran a morir si no festejaran y consumieran alcohol hasta el amanecer.

Los sensatos no se encierran ruidosos en cabañas de moteles a dar clandestinas riendas sueltas a su afición juerguista. El país alcanza marcas de excelencia en obtención y aplicación de vacunas y aunque preocupan los índices de contagio y hospitalizaciones, se marcha por el camino correcto hacia la completa inmunización. Las autoridades dispusieron administrar generalizadamente una tercera dosis reforzadora contra el SARS-CoV-2 sin escatimar esfuerzos por vencerlo. Y que conste: no cesan de abstenerse los salidos de bohemia.

El menudeo de los antisociales

Un clichet que cataloga frecuentes actos dañinos al prójimo no deja fuera a los que aparentan ser de menor cuantía o «simple ratería», esos que aún con escasa envergadura fracturan piernas o rompen crismas por pisar en falso sobre aceras. Además, un «insignificante» robo de cables eléctricos pudo haber causando un desastre al dejar sin luz, súbitamente, una pista de aterrizaje.

Minúsculas” sustracciones de electricidad causan muertes a niños y amas de casa más que en otras partes del mundo. Y no debe subestimarse a los ladronzuelos “antisociales” solo por lo mucho que importan los pejes gordos. Los alcantarillados sin tapas acrecientan risgos y costos de reposición en Santiago donde, con indignación y ojos puestos en compradores inescrupulosos de metales, surgió una alianza contra los hurtos, un ejemplo para el resto del país.