Lo grande, lo pequeño y la supervisión

Lo grande, lo pequeño y la supervisión

Los dominicanos tenemos vocación por los grandes detalles, por la grandilocuencia y por las hipérboles. Nos gustan los Metros, los elevados, las grandes avenidas, los edificios escolares que se vean de lejos, los centros universitarios por doquiera y hasta los templos al estilo Medioevo. Antes decíamos que era el estilo de la dictadura que siempre buscaba perpetuarse en las piedras y en las grandes edificaciones.

Pero después de la dictadura, cuando empezó el aprendizaje de la democracia, seguimos más o menos igual. Pero ocurre que lo grande no funciona bien sin lo pequeño. Necesitamos cambiar de raíz esa práctica cultural. Cuando ocurrió la tragedia Inaipi-San Francisco de Macorís, todos pensamos que probablemente aquel niño de un año y 10 meses no estaba atendido de manera adecuada. Pero las autoridades del Instituto Nacional de Atención Integral a la Primera Infancia han dicho que no, que allí todo se hace bajo estricto protocolo y bajo supervisión. Aceptemos que así era. La tragedia permite pensar, sin embargo, que algo falló.

Le puede interesar: Evaluemos los trabajos hechos para reparar los daños de Fiona

El orden que necesita la sociedad dominicana, con urgencia, no será posible mientras los pequeños detalles no formen parte de nuestra cultura hogareña, de nuestra convivencia, de nuestro comportamiento laboral y de la totalidad de nuestra conducta cotidiana. Pero las autoridades deben marcar las pautas, hacerlas cumplir, léase bien, hacerlas cumplir, y poner los ejemplos. Necesitamos con urgencia, por ejemplo, que Salud Pública establezca y supervise los protocolos necesarios para esa miríada de entidades y negocios que pululan por doquier vendiendo alimentos, cuidando niños y ancianos, ofertando belleza, atendiendo enfermos, etcétera, sin ningún tipo de supervisión.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas