Lo moderno y lo autóctono en la «modernización” de China

Lo moderno y lo autóctono en la «modernización” de China

EDUARDO KLINGER PEVIDA

El informe presentado por Xi Jinping al XX Congreso del Partido Comunista de China – PCCh – recogió lo hecho y avanzado desde el anterior evento en 2017 y, a la vez, sentó pautas del recorrido que emprende la nación hacia el 2025, 2030 y 2035. En la intervención resaltó un término que, sin dudas, marca una ruta al que los medios internacionales le han prestado mucho espacio: “modernización”. Se trata del compromiso de revitalizar la economía y sociedad nacionales absorbiendo los valores milenarios y los actuales para impulsar el desarrollo socio-económico y global con el objetivo de construir y profundizar una “modernización socialista con características chinas”.

Es la reafirmación de la autoctonía del modelo chino de desarrollo, demostrando que ni en lo económico, ni en lo social y tampoco en lo político, hay un único camino trillado, sino que cada pueblo, y es lo que ha hecho y seguirá haciendo China, debe forjarse su propia ruta partiendo de sus tradiciones y realidades.

Puede leer: Promoción de un mundo mejor y más justo

La modernización que se propone China se centra en el desarrollo de una nueva filosofía integral de desarrollo, profundizando las reformas emprendidas, con una apertura de “alto nivel” orientada a consolidar un mercado socialista muy abierto que, a la vez que mejora las condiciones de vida del pueblo chino, ofrezca al mundo empresarial global amplias posibilidades de participación. Se trata de perfeccionar un patrón de desarrollo que estreche aún mas la correlación entre lo nacional y lo internacional y muestre la imposibilidad de” desacoplamiento” alguno, en un mundo urgido de reforzar la globalización respetando el multilateralismo.

La modernización en China refuerza el potencial de una “economía dual” donde el consumo interno y la inserción internacional activan y propulsan el crecimiento nacional. Para la vasta liberalización que aplica, ofreciendo amplios espacios a la actividad privada, el PCCh supervisa que no se extiendan nichos de privilegiados en desmedro de la sociedad en su conjunto. Todo lo “moderno” debe potenciar la elevación del nivel de vida de la ciudadanía.

El informe interrelaciona “pueblo” y “modernización” porque el Partido sabe que es la clave para conservar y ampliar su base de aceptación popular.

La modernización China no es solo de avances científicos y tecnológicos que catapulten un desarrollo pleno; busca mayor eficiencia y cobertura en satisfacción de las necesidades sociales: un proceso de actualización permanente de erradicación de la pobreza, así como cualquier marginación, inequidad y corrupción.

Más leídas