Lo que deberían hacer los candidatos

Tengo la convicción de que las banderolas, las fotografías, afiches, vallas y los cruza calles que vienen utilizando los candidatos a cargos de los partidos políticos para las elecciones en sus diversas actividades electorales, no dan ni un voto a esos candidatos y sí afean las ciudades y pueblos del país donde los ubican y, además, ese tipo de propaganda produce una cantidad de accidentes de tránsito y entorpecen la visibilidad de los conductores de vehículos y a los mismos ciudadanos de a pie. ¡Señores políticos, no gasten ese dinero en ese tipo de propaganda! No creo que las vallas publicitarias, ni los afiches en diversos colores rindan beneficios a sus anunciantes, ni transmiten al pueblo electoral los mensajes propuestos en los mismos, además, existe algo incuestionable: la gran mayoría de la gente vota por el juicio que tal vez se ha formado a lo largo de los años de esos personajes, la sinceridad, honestidad y capacidad de los candidatos es lo que vende. A lo sumo esa campaña aporta muy poco, tal vez los debates en la TV y la radio arrojan más luz a los electores, ahora que no existe el miedo al comunismo, ni el salto al vacío, que tanto explotó Balaguer en sus periplos, para obtener el poder.

Ahora la campaña política tiene que fundamentarse en los programas realistas. El que lleve el mejor mensaje será el ganador y todavía sería mejor el que sea más razonable y práctico, que se ajuste a la realidad dominicana, el que se vuelva loco haciendo ofrecimientos desmedidos y se pone inconsciente cuando le ponen un micrófono y una cámara en el frente, ése no ganará sino solo obtendrá experiencia, pues es poco lo que queda por repartir al próximo gobierno, pues las deudas y sus intereses que tenemos que pagar los ciudadanos con los impuestos ya tambalean al Estado y si no se pagan a su vencimiento, perderemos hasta la nacionalidad.

Es claro que cuando un partido político gana las elecciones, les sobran amigos, pero también es más cierto que tiene que gobernar para todos sus ciudadanos, sin ni siquiera agredir a nadie, pero tiene que ser mesurado, pues ya no hay nada que repartir y las leyes del servicio civil, están presentes y un nuevo gobierno tiene que agrupar más de diez millones de dominicanos llenos de necesidades y con muchas urgencias de una vida mejor, y ahora, prevalece una sola fuerza política y queremos seguridad y salud y mejor educación.