Lo que incluye la planificación financiera integral

monedas dominocanas

El propósito de la planificación financiera no es eliminar la incertidumbre de nuestras vidas, lo cual es imposible pues la vida no cabe en una botella, sino ayudarnos a alcanzar nuestros objetivos pese a la incertidumbre.

Partiendo de ahí, tan importante es planificarnos frente a los accidentes como frente a los incidentes que suceden en nuestras vidas.

Por un lado, tenemos los accidentes que nos sucederán, los cuales nunca podremos evitar del todo. Por eso son accidentes.

Lo que sí podemos es reducir la probabilidad de que sucedan con una adecuada prevención – esto es, comportamientos que reduzcan el riesgo – y prepararnos con una correcta previsión por si como quiera suceden, lo cual implicará apartar recursos para ello.

Por el otro lado tenemos las incidencias de nuestra vida: aquellas situaciones que son consecuencia de nuestras acciones o de nuestras decisiones, o bien, forman parte de la dinámica natural de estar vivos.

Un nuevo trabajo, la llegada de un hijo, una mudanza, etcétera.

La clave para manejar las incidencias dentro de la planificación es mantenernos sensibles respecto de nuestros hábitos y de nuestros objetivos en cada fase de la vida, de forma que minimicemos las probabilidades de incubar problemas.

En otras palabras, en vez de movernos sin dirección, reaccionando a estímulos, miedos y deseos, se trata de manejarnos dentro de una planificación sana, sin movimientos innecesarios, pero a la vez tomando en cuenta los espacios espontáneos que son parte de la vida.