“Lo que tampoco habíamos hablado juntas” el otro lado sobre la maternidad

“Lo que tampoco habíamos hablado juntas” el otro lado sobre la maternidad

A la hora de hablar sobre la maternidad, pareciera que el tema solo comprende al bebé, su crianza y cómo esto debe ser, ¿Mas, qué hay de la madre? Pues con esta disyuntiva, directivos de Farmacia Carol, a través de su programa Mommy Club, idearon un conversatorio tan necesario, recibido y aplaudido por madres invitadas de manera presencial y virtual.

Se reveló “lo que tampoco habíamos hablado juntas” sobre experiencias que viven las madres.

Sí, ser madre es una experiencia maravillosa, única pero también agotadora y caótica, donde fácilmente queda a un lado el bienestar y cuidado de la progenitora y ¿Qué decir de los más cercanos que afectan la vida emocional de la madre con perniciosos comentarios sobre la práctica en la marcha?

Y sobre esto condujo y habló Iamdra Fermín, “mommy blogger” e “influencer”, con una naturalidad impecable, acompañada de Bárbara Sodré, “Mom” y “baby Care” con una especialidad en pediatría; Sandra López, psicóloga clínica, especialista en niños y adolescentes y Cristina Báez, “mommy blogger” e “influencer”.

Ellas pusieron en el tapete anécdotas y experiencias que lograron identificar a muchas de las madres en su diario vivir.

“Si no pariste de forma natural, no eres madre”, “¿Vas a parir normal o con cesárea?” “El niño no se llena solo con leche materna, debes darle fórmula”, “Si no tienes pechos tubulares no puedes amamantar”, “¡Vas a dar solo seno!, te acompaño en tu sentimiento” y así otros comentarios fueron suscitados de una manera que aunque seria no dejaron de ser jocosa, lo que logró despejar la mente absorta de las madres invitadas.

Puede leer: Looks para lucir fabulosas el Día de las Madres

Lo esencial del encuentro fue premiar a cada madre por su amor y esfuerzo y de que se valore su rol independientemente de cómo se entrega. Enunciaron cómo hay madres que no desean lactar, o no desean el parto natural y que no pasa nada por esto. No dejan de ser madres especiales.

La salud mental de la madre está por encima y estar estresada puede llegar a complicar la producción de la leche materna. “Puedes tener las verdaderas mamas para lactar, pero emocionalmente no estás capacitada” explicaron.

“Fallamos cuando empezamos a comparar; cada maternidad es individual”.

Expectativas y realidad

Expresaron cómo las madres crean todo un escenario antes del nacimiento y que no todo sale según lo planificado.

Es ahí que se pueden considerar mamás solteras aun teniendo esposo por la carga que sienten que llevan. El hombre puede cambiar con la paternidad pero aseguraron que a veces no se les da la oportunidad de que se involucren por querer hacerlo todo.

“Nos convertimos en superhéroes, lo que hace que ellos queden a un lado”.
Exhortaron a no esperar a que el hombre caiga solo sobre la situación sino más bien de expresar cómo se sienten y que necesitan de su colaboración.

También aconsejaron tener los ojos abiertos, pues en el noviazgo se intuye si el hombre puede ser un buen padre, en la forma que está contigo, de cómo te acompaña. “Si nunca supo de la ubicación de un brillo de fregar para fregar un plato, no esperes que va a lavar los biberones”.

Señalaron que los patrones del noviazgo se replican en el matrimonio.

Le podría leer: Iamdra Fermín, una madre dispuesta a dar lo mejor

¿Quién es esa en el espejo?

Destacaron que algo común que pasa con las madres es cómo se llegan a descuidar por tener en prioridad a su bebé, recibiendo descarga de críticas sobre su aspecto. “El cuerpo tarda en volver a ser lo que era”.

“Después del parto no quedarás igual, y te criticarán si estás gorda, si estás flaca, pero al final de cuenta debes sentirte bien contigo misma y no olvidar que antes que madre eres persona, eres mujer, que según tu bienestar podrás criar un hijo sano” indicaron.

El espacio pareció abrazar de forma cálida a las presentes con palabras motivadoras que les animaron a dejarse ayudar por familiares y amigos para dedicar tiempo de calidad a su ser interior y exterior.

Fueron además animadas a tratar de sanar heridas con las personas que les criaron para ser una madre sana y no terminar criando un niño roto. Un psicólogo, asentaron en la charla, resulta de vasta ayuda.

Calificaron esta orientación oportuna que toda madre debería considerar para encontrar fortaleza mental.

Más leídas