¡Lo que tiene que saber! David Ortiz está en recuperación

El ex jugador de los Medias Rojas, David Ortiz, se sometió a una segunda cirugía luego de que llegó a Boston el lunes por la noche y se encuentra en condición estable, dijo su esposa Tiffany Ortiz en un comunicado enviado a través del equipo.

“En nombre de mí y de mi familia, quiero agradecer a John y Linda Henry, Tom Werner, Sam Kennedy y los Medias Rojas de Boston por todo lo que están haciendo por David y nuestra familia, así como por el Dr. Larry Ronan y el increíble Personal del Hospital General de Massachusetts”, dijo Tiffany Ortiz.

“Finalmente, quiero agradecer a todos por el gran apoyo y amor que hemos recibido durante este momento increíblemente difícil. Pedimos privacidad mientras David trabaja para la recuperación”.

La segunda cirugía duró hasta alrededor de la 1 a.m., según el asistente de medios de Ortiz, Leo López, pero no especificó qué descubrieron los médicos.

Ortiz permanece en cuidados intensivos y será monitoreado de cerca durante las próximas 24 a 48 horas. López dijo que el número de visitantes será restringido.

Dio sus primeros pasos
Al cumplirse las primeras horas de su internamiento en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital Mass General, de Boston, David Ortiz se puso de pies y dio sus primeros pasos.

Fue ayudado por su hermana Albania, quien se encuentra con él en el citado hospital.

Ortiz fue trasladado a Estados Unidos en un avión ambulancia cedido por los Medias Rojas de Boston, luego de una operación en la República Dominicana tras ser baleado el domingo.

A su llegada a Boston también fue sometido a una laparoscopía exploratoria, segundo proceso desde el disparo.

Ortiz recibió un disparo en un club el domingo en su nativa República Dominicana y se sometió a una cirugía de emergencia. Fue estabilizado y luego trasladado en avión a Boston y llevado en ambulancia, con escolta policial, al Hospital General de Massachusetts.

López le dijo a ESPN que Ortiz ha estado alerta, ha hablado con su familia e “incluso mostró esa sonrisa”.

Ortiz recibió un disparo en un club en el este de Santo Domingo, un animado distrito de vida nocturna repleto de clubes de baile y bares. Un equipo de cirujanos, dirigido por el Dr. Abel González, operó a Ortiz durante seis horas y reparó el daño causado por la bala en ambos intestinos y su hígado. También tuvieron que extraer la vesícula biliar de Ortiz para trabajar en el hígado, aunque la vesícula no estaba dañada.

Las autoridades dijeron que Ortiz, de 43 años, fue emboscado por un hombre que se bajó de una motocicleta y le disparó por la espalda casi a las 8:50 p.m. Hora local del domingo en el Dial Bar and Lounge.

La policía tiene a dos personas bajo custodia, el presunto tirador y el presunto conductor de la motocicleta, dijo a ESPN Deportes una fuente cercana a la investigación. Pero oficialmente, la policía ha reconocido el arresto de un solo sospechoso.

Según el director de la Policía Nacional Dominicana, Ney Aldrin Bautista Almonte, el conductor de la motocicleta fue identificado como Eddy Feliz García, de 25 años, quien fue capturado y golpeado por una multitud de personas en el bar.

García sufrió una contusión en el cráneo y un traumatismo en el tórax, la rodilla izquierda y la pierna derecha, según el Servicio Nacional de Salud de la República Dominicana. Fue tratado en el hospital Darío Contreras en Santo Domingo antes de ser puesto en libertad bajo custodia policial.

La policía aún no ha revelado la identidad del presunto pistolero.

Los investigadores están tratando de determinar si Ortiz era el objetivo previsto, dijo Bautista.
El padre de Ortiz, Leo, dijo a los medios locales que no tenía idea de por qué alguien le habría disparado a su hijo.

Ortiz, quien nació en Santo Domingo, jugó béisbol de Grandes Ligas durante 20 temporadas y es mejor conocido por los 14 años que pasó con Boston.

Ortiz hizo 10 equipos All-Star y ganó tres Series Mundiales con los Medias Rojas antes de retirarse en 2016. Fue nombrado MVP de la Serie Mundial en 2013, cuando ayudó a los Medias Rojas a derrotar a los Cardenales de San Luis.