Logros para Corporán

[b]Señor director:[/b]

Luego de saludarle, me remito a usted con la única finalidad de expresarle mi preocupación sobre los difíciles momentos que atraviesa el mundo, y por ende nuestro país no escapa de ello. Pero a la vez creo que este es un país que gracias a Dios siempre ha superado todos sus malos ratos, y es porque en él se encuentran personas que sin importar su estatus económico, su color, su religión, luchan día a día para echar esta nación adelante, donde existe gente muy positiva que se levantan con el único propósito de superarse cada vez más, y que le sirve de ejemplo a otros que piensan o más bien se creen, que porque no tienen los recursos suficientes para superarse se quedan rezagados, y no tienen la más mínima intención de crecer. Por ello considero que es momento de premiar este esfuerzo que sin duda alguna ha logrado alcanzar todas las metas tanto personales como laborales, y más ahora que se celebrarán los premios Casandra 2004, donde existe un renglón en el cual se deben de reunir todos los méritos alcanzados a lo largo de una trayectoria en los medios de comunicación, el arte y la vida pública, que es el Soberano.

Alguien que reúne todas estas cualidades y que es el mejor representante del pueblo, de la masa pobre dominicana, que se ha dedicado a mostrarle al mundo la cultura dominicana, una persona que viene desde las entrañas del pueblo, que es el padrino de muchos y padre de tantos otros, el que a través de la televisión ha actuado como es realmente una persona humilde, solidaria, caritativa, que se preocupa por el bienestar del país, siendo una escuela viva para muchos a pesar de los años. Del hombre del cual les hablo es el señor Rafael Corporán de los Santos. Quién más que él que le hace honor a las tradiciones del pueblo dominicano a través de su programa, quién, como he señalado en otra parte de esta carta, es la persona más calificada y la que más representa al ejemplo dominicano a lo que es espontáneo, natural, expresivo, y un sinnúmero de cualidades que son las que realmente muestran si alguien representa a un pueblo o no.

Gracias por prestarme un poco de su apretado tiempo. Sin otro particular se despide muy atentamente,

Lic. Rosalía Jiménez