Logros y retos

El Presidente Leonel Fernández expuso anoche al país un balance crítico de los logros alcanzados en los primeros 100 días de su gestión en aspectos cruciales para la vida nacional. Percibimos que ha sido un discurso entusiasta y optimista en lo que concierne al porvenir.

El aspecto crítico del discurso, como era de esperar en una pieza de este contexto, sacó a relucir la situación de calamidad financiera heredada de la pasada administración para poner de relieve las acciones del nuevo Gobierno para conjurar déficits, revalorizar el peso, mejorar el poder adquisitivo, restablecer la confianza en los planos nacional e internacional y mejorar el suministro de gas licuado de petróleo y energía eléctrica, así como incrementar la producción en el campo.

Ciertamente, como ha dicho el Presidente, en los tres meses cumplidos de su gestión ha habido cambios notables en el comportamiento económico, aunque todavía hay aspectos en los cuales falta afinamiento, como es el caso del comportamiento de los precios en algunos eslabones de la cadena de comercialización.

-II-

Un aspecto del discurso ha estadom orientado a poner a la vista la capacidad del Gobierno para lograr acuerdos de tanto mérito como el petrolero con Venezuela, el stand by con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la renegociación de la deuda externa con el Club de París.

En este punto hay que hacer notar que algunos requisitos para la vigencia del nuevo stand by con el FMI incluyen una nueva reforma fiscal que podría erosionar en alguna medida logros sociales y económicos de los primeros tres meses. Las nuevas reformas afectarán en alguna medida la base del Itebis, el costo de la energía eléctrica y del gas licuado de petróleo, y estos efectos se reflejarán en los precios de bienes y servicios. La indexación del salario, que se ha aprobado, podría no compensar la nueva pérdida de poder adquisitivo que implicará la nueva reforma.

-III-

En su discurso entusiasta, el Presidente ha citado algunos retos relacionados con aspectos sociales de mucha importancia. El mandatario ha reafirmado que su Gobierno no tolerará la delincuencia, pero entre la primera advertencia en este sentido y la del discurso de anoche no hay grandes logros que exhibir, pues la inseguridad ha continuado siendo uno de los quebrantos sociales más inquietantes de los últimos tiempos.

En el mismo contexto, el Presidente ha puesto de manifiesto el propósito de su gestión de combatir la corrupción, que dicho sea de paso ha sido en el país una lucha de dudosos éxitos y sin augurios de que vaya a superar sus limitaciones.

Si en una cosa hay que estar claros es en que, independientemente de los resultados en cuanto a los desafíos del porvenir, que están por verse, los primeros tres meses de gestión ciertamente han estado coronados de éxitos tangibles en aspectos importantes.

Queda por ver si los planes del Gobierno en materias como estabilidad y crecimiento de la economía, seguridad pública, energía, inversión y combate de la corrupción están orientados en el sentido más conveniente para el país. Ahí está el reto.