Londres reconoce mató un inocente

LONDRES (AFP).- La investigación sobre los atentados fallidos del pasado jueves en Londres avanzaba este sábado a gran velocidad, con el arresto de un segundo sospechoso en Stockwell (sur de Londres), mientras que la policía reconoció haber matado por error a un brasileño que creyó que estaba vinculado con los ataques.

Jean Charles de Menezes, de 27 años, fue el hombre abatido por agentes de seguridad en la estación de Stockwell, informó la Policía Metropolitana, que confirmó que el brasileño no tenía relación alguna con los atentados fallidos del jueves en los transportes públicos de la capital inglesa.

La familia de Menezes espera que el cuerpo sea repatriado lo antes posible, informó a la televisión brasileña local Globo un primo de la víctima, Alex Alves, que reconoció el cuerpo.

“Pedí que liberen el cuerpo lo más rápido posible, lo tenemos que llevar a Brasil, que es lo que la familia y los amigos quieren”, declaró el primo, quien añadió que la víctima “no tiene ningún pasado que pudiera hacerle correr” ante una orden policial.

El primo explicó que la víctima vivía desde hacía tres años en la capital británica, donde estaba en situación legal, y que cuando fue alcanzado por los disparos se dirigía a su trabajo, de electricista.

Antes de informar sobre la identidad del hombre muerto, la Policía Metropolitana anunció en un comunicado que la víctima “no estaba vinculada con los atentados del jueves”.

“Que alguien pierda la vida en estas circunstancias es una tragedia que la Policía Metropolitana lamenta”, indicó el comunicado de Scotland Yard.

Las circunstancias que llevaron a la muerte de este hombre están siendo investigadas, pero la prensa británica no esperó los resultados para preguntarse si la policía tenía motivos para disparar.

Esta operación con desenlace trágico ilustra las nuevas instrucciones dadas a los policías armados londinenses para hacer frente a la amenaza de un kamikaze después de los atentados del 7 de julio, según fuentes policiales citadas por el diario económico Financial Times.

Por otra parte, Scotland Yard anunció el sábado por la mañana el arresto de un segundo hombre en el marco de la investigación sobre los atentados del pasado jueves.

“Puedo confirmar que un segundo hombre fue detenido ayer (viernes) por la noche”, declaró un portavoz de la policía a la AFP.

El arresto fue efectuado en Stockwell, un suburbio londinense al sur del río Támesis, donde un primer hombre ya había sido detenido el viernes por la tarde.

La policía se llevó también a la esposa y al bebé de este detenido. Según los vecinos, se trataba de una familia musulmana de origen etíope.

Según el diario popular británico The Sun, este primer detenido sería el autor de uno de los atentados fallidos del jueves, el de un autobús que circulaba por el barrio de Shoreditch, en el este de Londres. Scotland Yard no confirmó ni desmintió esta información.

Fue en la estación de Stockwell donde uno de los autores de los atentados fallidos entró a tomar el metro, y activó su dispositivo explosivo en Oval, la estación siguiente de la Northern Line, aunque el artefacto no explotó.

El viernes la policía británica ya disponía de imágenes captadas por las cámaras de vigilancia de los cuatro sospechosos de los atentados fallidos del día anterior.

Las autoridades difundieron sus fotografías y pidieron la colaboración de los ciudadanos para que les transmitan toda información que facilite su identificación o localización.

En este contexto, los medios británicos dedican una atención particular a los sangrientos atentados de la madrugada del sábado en la localidad turística egipcia de Charm el Cheij, que causaron al menos 88 muertos.