Los accidentes de tránsito ¿por qué?

JOSÉ R. MARTÍNEZ BURGOS
Hace más de 50 años, inicié en el antiguo periódico El Caribe una serie de artículos sobre los problemas del tránsito en la ciudad de Santo Domingo de aquella época, prácticamente despoblada, con pocos automóviles en circulación, pero con un porcentaje de accidentes de varios tipos, que sin lugar a dudas, para mi en especial, eran motivos de preocupación, lo que al ir creciendo la flota automotriz con los años y la improvisación en ese aspecto, ha resultado, que mis vaticinios de entonces han sido valederos.

Hoy en día, la situación es más grave de lo que podríamos proyectar, sobretodo por el aumento progresivo en el tráfico, en las carreteras y en las ciudades, lo cual ha venido arrojando un elevado porcentaje de accidentes, debiéndose éstos principalmente al aumento de población por una parte, el considerable número de vehículos en circulación y al desarrollo de las actividades sociales, comerciales e industriales, de tal forma, que los accidentes de tránsito registrados por las estadísticas en el año 1949 con relación  al 1948, fue mayor de 50%, es decir, los accidentes ocasionados en el 1949 fueron 948 o sea 305 más que en el año 1948. En dicho año 1949, el mes de enero y el día miércoles con 107 y 155 accidentes respectivamente, correspondió el mayor número de accidentes y fue choque de vehículos, y los muertos fueron 31 y los heridos 605.

Para orientación, de como se vienen produciendo los accidentes desde 1945 hasta 1949, reproducimos el siguiente cuadro, para que si proyectamos estas cifras 55 años después quedaremos horrorizados, ya que la imprudencia de los conductores y la falta de educación y de una clara señalización, siguen siendo los factores de mayor incidencia en los accidentes actuales.

Accidentes ocurridos por clase 1945-1949
Clase 1945 1946 1947 1948 1949 1945-1949
Atropellos 19 89 132 153 148 541
Choque de vehículos 36 210 299 341 622 1,508
Volcaduras 37 100 106 142 144 529
Caídas de personas en vehículos en movimiento 13 30 25 27 51 146
Otros tipos 2 8 3 – 3 16
Totales 107 437 565 663 968 2,740

Podríamos elaborar otros cuadros como “víctimas que ocasionan los accidentes, calidad de las víctimas y sexo, por localidades, pero el espacio que disponemos lo hace imposible, pero aseguramos que eso quedaría demostrada la necesidad de  la creación de una Junta Permanente de Educación Vial”.

Es necesidad urgente la investigación y naturaleza de los accidentes, para tener un conocimiento adecuado de los mismos, con lo cual puede obtenerse, como y donde ocurren con más frecuencia éstos, cual es la clase de mutilados, los casos de muerte, la gravedad de los accidentes, etc. Hay que tener presente, siempre que “los accidentes no ocurren -son ocasionados-, por lo cual conductores, peatones y pasajeros deben evitar ser la causa de un accidente.

Detrás de cada accidente se ocultan estas causas: el vehículo es defectuoso, los frenos no funcionan bien por falta de lubricación adecuada o el lesionado u otras personas actuaron en forma insegura o por falta de educación vial. Una medida de prevención debidamente divulgada, puede salvar muchos mutilados o muchas vidas. La seguridad depende de que el conductor reconozca su obligación moral frente a la ley y la sociedad.

El aumento desproporcionado en que vienen sucediéndose los accidentes de tránsito, constituye un problema nacional, que nos induce a pensar, que es necesaria la creación de una organización técnica bien regulada, con personal capacitado, capaz de orientar el tránsito en la medida justa para evitar los desastres diarios, que produce el tráfico vehicular y el tránsito peatonal. Con un programa de prevención se pueden alcanzar progresos considerables, en primer término convencer a conductores, jóvenes y peatones de la necesidad de la seguridad en calles, avenidas y carreteras. Es importante el respaldo del público en todo programa de seguridad, pues la prevención de accidentes paga dividendos a la nación, pues evita gastos y pérdidas de vidas que son o pueden ser útiles al país y el tiempo necesario para ejercitar los sustitutos de los lesionados a causa de los accidentes.

Otra de las causas de accidentes en las ciudades y carreteras en la República Dominicana es la falta de señalización en las vías de comunicación, al conductor es necesario facilitarle la señalización sin que éste haga grandes esfuerzos, la debe ver clara, nítida, sin pintados, sin vegetación que la oculte total o parcialmente, debe estar colocada a altura conveniente, con letras grandes que se lean bien, flechas indicadoras alargadas, etc., pues la busca de señales es causa de distracción, lo cual es una de las causas principales de accidentes.

Como se ha demostrado en este trabajo, es necesario que las autoridades sean rígidas con el cumplimiento de las leyes de tránsito no importa del ciudadano de que se trate, sea civil, militar, funcionario público y hasta policía, pues la ley debe ser igual para todos.

En la próxima entrega nos ocuparemos de las soluciones que consideramos que deben establecerse para resolver los problemas del transporte colectivo en el país.