Los años de la menopausia

http://hoy.com.do/image/article/59/460x390/0/AA7D8FA0-8E07-4F39-9F28-5C2274295953.jpeg

POR DR. ASCANIO BENCOSME
Menopausia es sinónimo de ausencia de menstruación, pero también se utiliza como sinónimo de climaterio, que es el periodo de transición entre la etapa reproductiva y la vejez (40 a 65 años). La menopausia marca el final de los años fértiles, siendo la edad promedio de la misma de 48 años en nuestro país. Si consideramos la vida promedio actual de la mujer (75-80 años), podemos decir que la mujer pasará un tercio de su vida (25-30 años) en la posmenopausia.

EL CICLO MENSTRUAL Y LA MENOPAUSIA

Uno de los primeros signos de que la menopausia está por llegar es un cambio en los periodos menstruales. A pesar de que los periodos tienden a ser irregulares cuando se aproxima la menopausia, debe tenerse cuidado con las hemorragias inusuales. Llame a su médico si:

1) Experimenta cambios
en su ciclo menstrual.

2) Presenta hemorragia
abundante con coágulos.

3) La hemorragia dura
más de lo normal.

4) Sangra más de tres
veces por semana.

5) Sangra después de tener
relaciones sexuales.

ALTERACIONES QUE PRODUCE LA MENOPAUSIA

La menopausia es un proceso natural del envejecimiento. La disminución del estrógeno con la menopausia produce cambios en su cuerpo, pero en una manera lenta. Sin embargo, la menopausia no se presenta de la misma forma en cada mujer. Algunas notan pocos cambios, mientras que otras, pueden encontrar difícil convivir con los síntomas.

Sensación de calor:

Hasta el 75-80% de las mujeres experimentan los llamados “calores” o “bochornos”. Esta experiencia consiste en la presentación de calor repentino, principalmente en la parte superior del cuerpo (pecho, cuello y cara). Posterior al calor puede venir una sudoración. Esta sensación puede presentarse en cualquier momento del día o la noche. Pueden ser moderados a severos y durar de unos cuantos segundos a varios minutos. Algunas mujeres los presentan durante varios meses y otras hasta por cinco a 10 años. Un 20% de las mujeres nunca presentan “bochornos”.

PROBLEMAS DE INSOMNIO

La falta de sueño puede ser uno de los peores problemas que enfrenta la mujer durante la menopausia. El insomnio puede afectar el sentido del humor y la capacidad de enfrentar las actividades de la vida cotidiana. Sin embargo, los “bochornos” son la causa más común de insomnio y de falta de descanso, ya que son ellos los que despiertan a la mujer en el transcurso de la noche.

CAMBIOS EN LOS SISTEMAS VAGINAL Y URINARIO

El revestimiento vaginal puede hacerse delgado y seco. Estos cambios pueden causar dolor durante el acto sexual o hacer a la mucosa vaginal más vulnerable a las infecciones, las cuales pueden causar escozor y picor. De hecho, la disminución en la concentración de estrógenos, en todo el tejido que sirve de soporte a la uretra, aumenta la incidencia de incontinencia de orina.

CAMBIOS EN HUESOS

La pérdida de hueso es normal en el proceso del envejecimiento. Con la llegada de la menopausia, dicha pérdida se incrementa, aumentando el riesgo de fracturas de huesos en mujeres posmenopáusicas. Los huesos más frecuentemente afectados son los de la cadera, el antebrazo y la columna vertebral.

CAMBIOS EMOCIONALES

El cambio en los niveles hormonales puede hacerla sentir nerviosa, irritable o muy cansada. Estos síntomas pueden estar vinculados a otros de la menopausia, como el insomnio. Si usted se encuentra bajo mucho estrés, los síntomas de la menopausia pueden ser más difíciles de controlar.

SEXO EN LA MENOPAUSIA

La menopausia no tiene por qué afectar su capacidad de mantener relaciones sexuales. Aunque la falta de estrógeno puede resecar su vagina, los suplementos de estrógenos y los lubricantes vaginales pueden ayudar a humedecer la vagina y hacer las relaciones sexuales más confortables. Además de resecar la vagina, un nivel menor de hormonas puede reducir el deseo sexual o líbido.

TERAPIA HORMONAL

Antes de iniciar cualquier tipo de tratamiento hormonal, su médico debe solicitar los siguientes estudios: Perfil de lípidos, FSH, estradiol, glicemia, sonografía pélvica y una mamografía. Debe también solicitar pruebas para determinar el estado de formación o destrucción de sus huesos (pruebas de orina, sangre o por medio de equipos computarizados o densitómetros). Esto es para determinar si usted es una buena candidata a la terapia hormonal, además de que servirán de control para determinar el avance logrado después de un tiempo del tratamiento y también para determinar la vía de administración más apropiada para usted. Por detalles como estos, es importante que su terapia hormonal sea supervisada por una persona experta en el tema, como lo puede ser un endocrinólogo o un ginecólogo.

Finalmente, la menopausia es un proceso natural. Hoy en día las mujeres pueden esperar vivir un tercio de sus vidas después de la menopausia. Los cambios físicos que ocurren poco antes, y durante la menopausia, no deben impedir que disfrute de esta etapa de su vida. Para funcionar de manera óptima, usted debe:

• Hacer ejercicio regularmente;

• Seguir una dieta equilibrada que contenga suficiente calcio;

• Considerar someterse a una terapia hormonal;

• Visitar a su doctor para realizar exámenes rutinarios.
——

El autor es Gineco-Obstetra, miembro de (CELSAM) Centro Latinoamericano Salud y Mujer, en República Dominicana.