Los bancos recurren a una startup como forma de atraer clientes

19_11_2015 HOY_JUEVES_191115_ Economía6 E

Adam Ewing

Un startup islandesa que ya ha llegado a acuerdos con Commerzbank AG y Banco Santander SA dice que ahora está trabajando en una tecnología que ayudará a los bancos a utilizar los datos de los clientes para ofrecer servicios más personalizados.
Meniga, compañía que nació hace seis años entre las ruinas de la crisis financiera de Islandia, dice que los bancos que no estén al nivel de las grandes compañías tecnológicas corren el riesgo de volverse obsoletos en momentos en que el mundo de las finanzas se vuelve digital. El desafío es aprovechar los datos de los clientes de un modo que permita darles servicios a medida sin transmitirles la impresión de que se ha invadido su intimidad. Meniga dice que su servicio sólo se usa con los clientes que han optado por él.

“Si los bancos son eficaces al explicar cómo pueden utilizar los datos de las personas de manera ética y transparente para mejorar la experiencia personalizada del usuario final, ayudarán a sus clientes a mejorar su comportamiento financiero y ser consumidores más inteligentes”, declaró Georg Ludviksson, cofundador y máximo responsable ejecutivo de Meniga, en una entrevista desde sus oficinas en Reikiavik.

El software de Meniga muestra anuncios de todo tipo de cosas, de tiendas de comestibles a ropa, detrás de las funciones de banca online que usan los clientes. La configuración permite a los vendedores mostrar sus productos sin interrumpir a los clientes que tratan de pagar una cuenta o actualizar su cartera de inversiones. Entretanto, el cliente ha visto productos por los cuales mostró preferencia en el pasado, de acuerdo con sus gastos históricos, señaló Ludviksson.

Las startups de tecnología financiera, así como los colosos como Apple Inc., están revolucionando los modelos de negocios tradicionales de los bancos minoristas. Apple está desarrollando un servicio de pagos de persona a persona, en tanto Amazon.com Inc. ofrece descuentos a algunos clientes para que usen su propia tarjeta de crédito.

Ludviksson construyó Meniga con ayuda de Asgeir Orn Asgeirsson, que condujo la iniciativa de banca online de Landsbanki. Hoy, la empresa de software tiene cien empleados que atienden a más de 25 millones de usuarios de banca online en 16 países. Ya está realizando pruebas de su plataforma de marketing dirigido en Islandia, donde un cuarto de los hogares usa Meniga, agregó.

Entretanto, la compañía está terminando la última ronda de inversiones de sus actuales dueños y podría tratar de obtener otros 10 millones de euros (US$11 millones) el próximo verano, dijo Ludviksson.

“Los bancos son una posición clave para construir un ecosistema en torno al historial de gasto de las personas”, explicó Ludviksson. “¿Qué mejor manera de dar más eficiencia al marketing que basarse en el gasto real de los clientes? Sólo hay que hacerlo de un modo orientado al consumidor para poder controlar la calidad y que la gente no lo vea como publicidad normal sino como que el banco la está ayudando a recibir ofertas más inteligentes como parte de ayudarla a entender y administrar su dinero”.