Los benefactores de la dictadura con engaño popular

La tesis de la “Dictadura con Respaldo Popular” en nuestro  país es patrimonio  intelectual del profesor Juan Bosch y, proviniendo de él, siempre vi esa propuesta como la formación de un gobierno del pueblo y para el pueblo (no de un partido) que produciría profundas y rápidas transformaciones, pesara a quien le pesara y preparado para aplicarles “la fuerza del pueblo” o “la dictadura” a quienes se opusieran a un gobierno y un pueblo unidos contra los corruptos, opresores y explotadores de siempre.

El ex presidente Leonel Fernández había dicho que el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) gobernaría el país por 20 años consecutivos y  recientemente cambió la cifra por más de 30. Sin embargo, su entusiasmo continuista no lo ha llevado a mencionar la dictadura con respaldo popular, porque conoce la naturaleza del “respaldo” clientelista de su partido y  el hecho de que  la palabra “dictadura” no es simpática para nadie que esté viviendo el clima de privaciones, corrupción, deterioro social y retroceso institucional que está viviendo el país y, por más que se desee maquillar, más de 30 años en el gobierno, un solo partido y el mismo grupo de beneficiarios, es una dictadura.

Hasta ahora, por pudor, temor o hipocresía, los peledeístas no admiten que sus grandes benefactores han sido Hipólito Mejía y Miguel Vargas Maldonado, uno, campeón de dislates políticos  y el otro, Sancho Panza en rebeldía contra su amo quijotesco, porque vive obsesionado con montarse en la silla de Rocinante y reiteradamente traiciona a su amo y señor.