Los beneficios de una rutina saludable

http://hoy.com.do/image/article/672/460x390/0/A82653FB-B335-4BB4-AE89-252DB3F2F70A.jpeg

Muchas veces pensamos que el simple hecho de poner productos en nuestra piel y cabello nos solucionará cualquier problema que puedan tener, pero también debemos tener en cuenta que cualquier cosa buena o mala que esté sucediendo dentro de nuestro organismo afectará nuestra imagen externa.

Nuestros hábitos diarios de alimentación, sueño y ejercicio son factores determinantes en nuestra belleza.

La alimentación. En el caso de nuestro cabello específicamente, cualquier tratamiento que podamos poner puede ser efectivo, pero no tanto como una buena alimentación. Hidratarnos día a día es un hábito beneficioso para todo el cuerpo. Tomar los vasos de agua sugeridos por los expertos no sólo beneficiará tu cabello, también la piel se verá más brillante. Para muchos es muy difícil tomar agua varias veces al día pues se les olvida o simplemente no les apetece, si este es tu caso, prueba poner una botella de agua en tu escritorio o un lugar visible y si lo que te molesta es el no-sabor que tiene, puedes agregar unas gotitas de limón para hacerla más interesante. Cada vez que veas la botella toma uno o dos tragos y ya verás que de poco en poco terminas de tomarla sin darte cuenta.

Los aceites son muy recomendables para alimentar el cabello, pues le añaden fuerza y humectación y son beneficiosos para el cuero cabelludo, aparte de incentivar el crecimiento. A la hora de comer, puedes conseguirlos en diferentes alimentos, como en nueces, almendras, mantequilla, aceites puros y demás. Ojo con no ingerir grasas saturadas y/o frituras en exceso, estas no aportarán nada a tu belleza y pueden causarte problemas de colesterol.

Mucha gente recurre a suplementos vitamínicos, jarabes y demás, pero yo trato de encontrar mis vitaminas en el alimento del día a día. Si lo que necesito es vitamina C en vez de tomarme una pildorita cada mañana, trato de disfrutar de unas frutas al día que me suplan esta necesidad. Pero este es mi caso particular; para otros, por cuestión de tiempo y practicidad,  es mucho más fácil tomar suplementos. Y si estás pensando someterte a una dieta, recuerda que no todas las dietas son para todos los organismos y que es mejor ver un especialista antes de improvisar, para asegurarse que tu cuerpo está recibiendo los nutrientes que necesita para estar saludable.

El sueño. El sueño es un factor determinante para una buena salud y para la belleza. Dormir bien no sólo nos hará lucir descansadas y tener energía, sino que evitará el envejecimiento prematuro de nuestra piel y problemas de crecimiento en el cabello. Muchas veces se le atribuye la pérdida del cabello a malos hábitos en el sueño y estrés. 

El ejercicio

 Esta es mi parte favorita

Ejercitarse regularmente es una costumbre que nos da fuerza y energía para afrontar el día a día, aparte de mantener nuestro cuerpo tonificado y evitarnos problemas de salud a largo plazo. El ejercicio también promueve la circulación de la sangre, la cual a su vez estimula el crecimiento del cabello. Ya sé que comenzar a hacer ejercicio desde cero no es una tarea fácil, pues muchas veces se necesita  encontrar un lugar donde hacerlos, el tiempo y además la fuerza de voluntad, que es factor determinante.