LOS BUENOS DIAS
¡Otra provincia no, por favor!

RAFAEL MOLINA MORILLO
El síndico municipal de Yamasá visitó durante el fin de semana a uno de los periódicos de la capital y expuso allí un rosario de obras realizadas y por realizar que, de ser como están descritas, merecen el aplauso colectivo.

Donde se retuerce el rabo de la puerca es cuando confiesa que todo ese esfuerzo tiene como finalidad crear las condiciones para que el municipio sea elevado a la categoría de provincia.

¡Más provincias, no, por favor! Ya está demasiado atomizado el minúsculo territorio nacional, con 31 provincias y un Distrito Nacional, y varios miles de regidores repartidos en no sé cuántos ayuntamientos, mas un sinnúmero de senadores y diputados que no siempre representan los mejores intereses de sus respectivas localidades. No tiene sentido que se piense en crear nuevas divisiones administrativas para satisfacer vanidades regionales a costa del magro presupuesto nacional y de un crecimiento burocrático sin justificación.

Yo recuerdo haber visto en el pasado mapas de la República en los que solo figuraban ocho provincias (Samaná, El Seibo, Barahona, Azua, La Vega, Santiago, Puerto Plata y Montecristi) aparte de la capital. No estoy sugiriendo que regresemos a esa división territorial, pero ¡señores!, si seguimos fabricando provincias sin compás ni ritmo, pronto tendremos que mudar al Congreso para el estadio Quisqueya.

Adelante con sus obras de progreso, señor síndico de Yamasá, y ¡enhorabuena!, le felicito¼ pero despierte a la realidad y olvide para siempre la peregrina idea de continuar haciendo de este país un picadillo.

r.molina@verizon.net.do