LOS BUENOS DIAS
Piense en grande

RAFAEL MOLINA MORILLO
Un hombre fue condenado a veinte años de cárcel por robar una motocicleta, según leí en El Nacional. Mientras eso ocurre, otros señores que han robado millones de pesos permanecen libres y disfrutan de todos sus haberes como si nada hubiera pasado.

Moraleja: sea lo que sea que usted vaya a hacer, hágalo en grande. No piense en simples proyectos, sino en megaproyectos. No se le ocurra proponer construir un edificio, proponga una isla artificial con “todos los hierros”. No se robe una motocicleta, aprópiese mejor de un automóvil que haya sido robado y recuperado por la Policia, y no sea tonto, no lo devuelva a su dueño y quédese con él, que después eso se arregla. No cometa la tontería de robar unos cuantos pesos asaltando un colmadón, mejor róbese un banco completo, con depósitos millonarios y todo, porque solo así tendrá garantías de que no le pasará nada.

El pobre ladrón de una motocicleta pasará veinte años –posiblemente el resto de su vida- a la sombra, en una sórdida mazmorra: mientras los ladrones de cuello blanco siguen jugando golf, navegando en sus botes y yates, visitando los resorts de lujo, a golpe de finos vinos, disfrutando de la impunidad que nuestro sistema penitenciario parece garantizarles.

Solemos decir que hemos experimentado avances en el área judicial en los últimos años: y a veces uno casi se convence de que es asi¼ Pero no. Cada vez que presenciamos injusticias legales como ésta que comentamos, se nos cae la esperanza.

r.molina@verizon.net.do