Los cambios del PRD

JESÚS FERIS IGLESIAS
La XX Convención extraordinaria del 31 de enero del 2004 aprobó la creación de la Comisión de Reforma Estatutaria encabezada por el compañero y eminente jurista Milton Ray Guevara, para el estudio, revisión y propuesta de modificación de los artículos que necesiten ser modificados, así como la adición de otros, que adecuen los Estatutos Generales del PRD a los esfuerzos que se están llevando a cabo para su modernización y la realización de la XXI Convención ordinaria que deberá ser ejemplo de democracia interna y transparencia, para el fortalecimiento y nuevo renacer del partido.

La Comisión de Reforma Estatutaria estableció inmediatamente una dirección electrónica www.prd.org.do con la finalidad de recibir propuestas de modificación de los Estatutos Generales que consideren deben introducir sus dirigentes y militantes. Obviamente, no sólo a través de la dirección electrónica están recibiendo propuestas, pero hacemos énfasis en esta vía, como símbolo de modernidad.

Aunque sabemos que la Comisión la componen excelentes compañeras y compañeros que cumplirán a cabalidad el compromiso asumido de recibir todas las propuestas y darle la forma correspondiente que exprese correctamente la modificación propuesta, queremos opinar sobre algunos puntos que deberán tomarse en cuenta a la hora de someter las modificaciones estatutarias a la Comisión Política y al Comité Ejecutivo Nacional para su discusión y aprobación final, antes de la XXI Convención ordinaria.

La modificación estatutaria debe contemplar la votación universal de todas y todos los miembros del partido en la elección de todos los cargos del partido en todos los niveles. Además, los cargos deben ser sometidos individualmente y no por el sistema de planchas, ya que éstas arrastran a personas que no necesariamente son las más idóneas para determinados cargos. 

Asimismo, los estatutos deben decir claramente la forma de elegir al presidente o presidenta del partido, y los demás presidencias regionales. En nuestra opinión, estos cargos deben someterse a las bases del partido, con el voto universal partidario.

Debe modificarse también, la elaboración del padrón del partido. Este, debe realizarse por municipios, ya que contribuye con la descentralización y con la elaboración de un padrón mucho más ajustado a la realidad, donde las compañeras y compañeros dirigentes municipales sabrán realmente, cuál es su verdadera fuerza partidaria; cómo y en cuáles grupos sociales deben trabajar más arduamente, en fin, poder tener un mejor conocimiento de nuestra realidad.

Por otro lado, la figura del plebiscito debe establecerse en un articulado, con la claridad que amerita, para que sea ejercido en los momentos de toma de decisiones importantes dentro de la política partidaria, y de paso, que sirva de ejemplo para la adopción posterior, por otros partidos políticos y por los legisladores para su inserción en la Constitución del país.

Finalmente, un partido fuerte y vigoroso, que represente a las grandes mayorías nacionales, debe obligatoriamente adecuar, respetar y hacer que se respeten siempre sus Estatutos Generales por el cual se rige. Podemos decir sin temor a equivocarnos, que los estatutos de un partido serio son de igual importancia para el partido, que la Constitución de la República para las y los ciudadanos.