Los centros de diversión sin normas

POR LLENNIS JIMÉNEZ
En el Distrito Nacional solo uno de los 278  centros de diversión inspeccionados por los bomberos desde septiembre cumple con las normas de seguridad requeridas por las autoridades municipales para recibir público y enfrentar situaciones de emergencia.

Así lo informó ayer en el curso de un acto especial el jefe del Cuerpo de Bomberos, general Oscar Guillermo García.

 El acto fue celebrado para entregarle la certificación al restaurante “La Briciola”, de la Zona Colonial, por ser el único negocio de esta capital que adoptó el sistema de seguridad que necesitan los establecimientos cerrados.

García indicó que falta por inspeccionar cerca del 50% de los establecimientos de diversión y de servicios visitados, para que dispongan de sistemas de señalización, extintores a la altura reglamentaria del suelo, rutas de evacuación, puertas de emergencia para salir y extractores de humo en sus almacenes.

Declaró, asimismo, que venció el plazo de los tres meses otorgado a seis de los 278 negocios, para que instalen las medidas de seguridad. Por lo que les concedieron otra semana, antes de aplicarles las sanciones, que van desde multas hasta cierre temporal o definitivo.

La Briciola, propiedad de Carlos Brandoni, es un restaurante con especialidad en comida italiana e internacional, y que cuenta con uno de los ambientes más acogedores de la ciudad, en la calle Arzobispo Meriño esquina Padre Billini.

El coronel García dijo que entregaron la primera certificación satisfactoria anual a La Briciola “por ser el primer establecimiento que cumple con todos los requerimientos establecidos de ley”.

La comisión inspectora le colocó al restaurante el sello que lo identifica como un lugar seguro y acató la resolución municipal 153-0005 y el decreto 316-06.

Por la responsabilidad mostrada, este restaurante fue premiado exonerándole el costo de la inspección que cobra el Cuerpo de Bomberos, así como el valor de la certificación.

Diez inspectores, expertos en distintas materia de seguridad, conforman la misión que desde hace tres meses consagra la Resolución 153, cuyo poder fue elevado por el decreto 316-06, sobre la seguridad de los espacios públicos. El jefe de los bomberos dijo que le dieron un tiempo prudente a los 788 negocios para que hagan sus arreglos.

García sostuvo que la inspección se realiza cada seis meses y que una vez se cumple con ella, la prolongan a un año, para rectificar la certificación.

Manifestó que el día que estos centros se descuiden, les retiran la certificación.