LOS CIEN AÑOS DEL PARTIDO COMUNISTA DE CHINA

LOS CIEN AÑOS DEL PARTIDO COMUNISTA DE CHINA

Mao Zedong recibe a Cayetano Rodríguez y a Ilander Selig, en 1964.

Por: Cayetano Rodríguez del Prado

Las luchas del pueblo chino tienen una historia muy larga, tan larga como la propia historia de la civilización china, una de las más antiguas del mundo.

 Sin embargo esa historia fue durante milenios la lucha incansable contra la dominación de castas feudales que oprimieron hasta más no poder al pueblo y sirvieron, sin ningún pudor a los amos extranjeros, entre otros a los japoneses, ingleses, franceses, portugueses y norteamericanos. Paralelamente con la situación feudal y semi-feudal, surgieron los caudillos militares que elevaron los niveles de opresión contra el pueblo a niveles extremos y se apoyaron siempre en los imperios extranjeros que invadían el territorio de China. El más conocido de estos caudillos militares fue Chiang Kai-shek quien oprimió China durante el siglo pasado.

La situación de opresión que sufría el pueblo chino se hacía más grave porque el pueblo no poseía un partido de vanguardia capaz de unir a campesinos, obreros y gente progresista en un gran destacamento capaz de dirigir las luchas por su verdadera independencia y liberación.

Esa ocasión se produce en 1921 cuando un grupo de jóvenes como Chen Duxiu y Li Dazhao, a partir de grupos de la lectura de libros marxistas así como contactos con el Komintern de la incipiente Unión Soviética, fundaron el Partido Comunista de China el 1 de julio de 1921, en Shanghai. Unos días después, el 23 de julio, se reunieron doce delegados, entre ellos Mao Zedong, y constituyen el Primer Congreso Nacional del Partido Comunista de China donde fueron aprobados los Estatutos de la nueva organización que cambiaría la historia del mundo.

Chen Duxiu, primer lider del Partido Comunista de China en 1921.

El joven partido en sus primeros años sufrió grandes problemas y contradicciones de todo tipo. Chen Duxiu, su dirigente más visible en esa época, formó una alianza con el Partido Nacionalista o Kuomintang liderado por Sun Yat-sen hasta su muerte. Al asumir Chiang Kai-shek la dirección del Kuomintang rompió los acuerdos de colaboración con los comunistas y lanzó una feroz persecución con ejecuciones en masa, incluyendo la ejecución de Li Dazhao. Chen Duxiucesó en la dirección del partido comunista y le sucedieron varios líderes que no pudieron consolidar la situación de la nueva organización.

Fue entonces cuando el joven Mao Zedong, uno de los doce delegados fundadores del PCCh, logró establecer una zona campesina en el sur de China y, desde allí, organizar una gran marcha hacia el norte del territorio, específicamente hasta Yenan en la provincia de Shenxi, donde llegaron después de un recorrido de 25,000 li equivalentes a 12,500 kilómetros y que duraría más de un año, entre 1934 y 1935. Solo uno, de cada diez participantes, pudo llegar a la meta y sobrevivir, pero el liderazgo de Mao quedó firmemente consolidado. Junto a él permaneció en todo momento el joven dirigente del partido comunista Chou En-lai, así como el mariscal Zhu De y Deng Xiaopingentre otros dirigentes del PCCh.

La epopeya de La Gran Marcha constituye sin dudas uno de los episodios más importantes en la historia del Partido Comunista de China y en la consolidación del nuevo liderazgo.
La invasión del imperio japonés a China en 1937 obligó al Kuomintang a frenar su ofensiva contra las tropas del partido comunista y lo obligó a pactar un plan común para frenar la agresión extranjera. Este objetivo se logró con la derrota del Japón en 1945, fecha en la que se inició la ofensiva final del Ejército Rojocontra las fuerzas del Kuomintang lideradas por Chiang Kai-shek. La ofensiva culminó con la fuga de Chiang hacia la provincia de Taiwán, bajo la protección del Ejército de los Estados Unidos y la fundación de la República Popular China el 1 de octubre de 1949.

En la ocasión Mao Zedong proclamó que en lo sucesivo China “integrará la gran familia de las naciones amantes de la paz y la libertad del mundo”, agregando que “nuestra Nación no volverá ser nunca ultrajada”, pues “nos hemos puesto en pie”.

Tuve la oportunidad de ser recibido y dialogar, hace casi sesenta años, con dos de los fundadores del Partido Comunista de China: con el presidente Mao Zedong en 1964 y con el jefe del gobierno chino Chou En-lai en 1966. Me reuní también, en 1964, con viejos veteranos de la Gran Marcha, de la guerra antijaponesa y de las tropas que entraron triunfalmente a Pekin, luego de la derrota de Chiang Kai-shek en 1949, para proclamar la nueva República Popular China. Haber conocido de sus vivencias durante la Gran Marcha y durante la guerra anti-japonesa constituyeron para mí experiencias imborrables a pesar de los años transcurridos.

Al Partido Comunista, que ahora cumple 100 años, le correspondió señalar los destinos del pueblo chino durante todo este tiempo. Primero bajo la dirección de Mao (1934-1976), luego bajo la dirección de sus sucesores, el más importante de los cuales fue Deng Xiaoping, y desde 2012 hasta el presente bajo la dirección del presidente Xi Jinping.

Xi Jinping ha venido desarrollando una firme estrategia de desarrollo acelerado que no tiene parangón en la historia de la humanidad. Ha despertado confianza en todos los rincones de la Tierra y ha despertado grandes esperanzas entre todos los pueblos del mundo bajo la consigna de “Ganar-Ganar” en vez de la vieja consigna de las potencias colonialistas de “Ganar-Perder” donde las grandes potencias colonialistas siempre ganaban y los pueblos pobres siempre perdían.

Xi Jinping se ha basado en una consigna verdaderamente transformadora de la realidad contemporánea: sacar fuerzas de la historia del Partido Comunista de China (PCCh) para seguir adelante. Y en verdad ha logrado avanzar con solidez hacia el futuro apoyándose en forma creadora en las experiencias más valiosas de la historia del Partido dirigente.
Tal como me decía el presidente Mao en 1964: ser como el bambú, firme en el tronco, esa es la estrategia y los principios, flexible en las ramas, esa es la táctica, creadora e innovadora cada día.

Publicaciones Relacionadas