Decoremos con Kiki: Los colores del verano

3C_¡Vivir!_19_Decorando,p01

Aunque en nuestra media isla parece que vivimos en un eterno verano, en esta época arrecia el calor y los días son más largos y luminosos. Por eso la paleta de colores veraniega nos invita a la luz y a la vivacidad de sus tonos, de modo que si tienes que renovar algún espacio de casa, aquí te dejo opciones para la temporada más divertida del año.

Mostaza. En general, el amarillo en todos sus tonos es el primer color que nos sabe a verano. Luminosidad y vida, como el sol, nos trae notas positivas. En particular, el mostaza se viene dejando sentir desde principios de año y se afianza en esta temporada. Cuando trabajamos una pared o un sofá en este tono no pasa desapercibido.
Rosa. Este color ha llegado para quedarse, lo vemos en cualquier espacio, ya sea de casa o lugares públicos, incluso ha llegado a oficinas y espacios de trabajo. Es de fácil combinación con tonos sobrios como grises y cremas y en sus tonos más atrevidos con aires modernos llena de vitalidad cualquier espacio. Chicle, fucsia, invita al pop, a lo desenfrenado y divertido.

Azul. Cuando pensamos en azul nos llegan las estampas de playas tranquilas, mar, cielo y exteriores. ¡Qué mejor forma de traer el verano a casa que con acentos de azul, en los tonos marinos que calman y refrescan los ambientes!

Verde. El verde, que es el verdadero llamado a la naturaleza, nos remonta a plantas y serenidad. En sus versiones pasteles este color ha comenzado a hacerse notar en las tendencias decorativas para este mediado de año. Lo vemos en conjunto con otros tonos de verde más oscuro para crear espacios interesantes.

Blanco. La amplitud y la luminosidad del blanco lo hacen partícipe de casi todas las temporadas, en verano llega con su sensación de frescor. Los espacios se lucen despejados y es fácil insertar otros colores llamativos si se quiere subir el tono a la decoración.