Los créditos de Leonel

Por UBI RIVAS
El país no está a la expectativa de lo que acontecerá en las elecciones a lo interno del PLD el seis de mayo próximo para escoger el candidato oficial a las elecciones generales de mayo de 2008, porque solo los insensatos podrían pretender y/o aspirar que Danilo Medina podría alzarse con el triunfo.

En ese evento cívico, el presidente Leonel Fernández, que procura la reelección, ganará con un 87% de los votos.

En realidad lo importante es el final de las elecciones del 2008, en que Leonel, desde ahora se perfila, para el entender del suscrito, que no es reeleccionista, ganador con un 63% del total, recordando que fue quien suscribe el único que escribió en HOY que Leonel ganaría las elecciones de 2000 con el 57% y así fue.

Adversar la reelección es un principio que he sustentado siempre, empero, desconocer la realidad que percibo, es algo muy distinto al antireeleccionista sin desmayo que enarboló, por entenderlo perjudicial al país como revelan las experiencias.

No pocos que se entusiasman mucho arguyen lo de siempre, que el país “se cae a pedazos”, que el desempleo toca 1.8 millones, que el 80% de ocho millones que somos realizan sus necesidades físicas en letrinas o en fundas plásticas que lanzan a los lechos de los fluentes, que hay una alarma con los despedidos en zonas francas, y que “no hay dinero en la calle”, es decir, la milonga de siempre, pero sobre todo, cuando se acercan los procesos electorales.

El presidente Fernández se ha empeñado en disminuir el desempleo y la pobreza y en alusión a las zonas francas industriales, el efecto China y la estructura de más de un 60% de éstas de textiles en que nadie puede competir con el supergigante asiático, es la respuesta a los especuladores y esa estructura no la conformó Leonel.

Empero, las credenciales y mejores méritos de Leonel se identifican con el paquete de diez leyes económicas para transformar la sociedad dominicana, más el crecimiento sostenido por sobre el 10%, que el presente año y el próximo, conforme a vaticinios del FMI solo tendrá en repunte de 6 y 4.5% con una inflación de 4.5 y 4.4%.

En la página 4 sección económica de HOY del 15 del presente mes, el economista Adolfo Martí Gutiérrez ilustra cómo la economía dominicana se comportó en la primera gestión de Leonel, 7.17 en 1996; 8.15 en 1997; 7.43 en 1998; 8.15 en 1999 y 8.13 en 2000.

El comportamiento en la gestión de Hipólito Mejía fue de 3.63 en 2001; 4.43 en 2002; menos 1.87 en 2003 y 1.95 en 2004.

Leonel presenta un comportamiento económico en su segunda administración de 9.50 en 2005, 10.70 el año pasado y este y el año próximo ya el FMI vaticinó.

Una economía sosegada, manejada con criterios serenos y exactos, con normas prudenciales como es el estilo de Leonel, resultan ser las más altas referencias para propios y extraños para tomar una decisión al filo de un proceso electoral sobre quién escoger.

Una coyuntura que gradualmente beneficiará al país mucho más que mantenerse al margen y que supone la vigencia del DR-CAFTA, inversiones apreciables en la industria de la construcción y la ampliación habitacional hotelera, son parámetros inconfundibles de los cuales, todos juntos, Leonel puede hacer uso para vigorizar su proyecto reeleccionista.

El gobernante expone que una cosa es reelección signado por el caudillismo, el mesianismo y el etnarcado, que son sus referencias, y otra con el civilismo, el laissez faire y los tonos suaves, que sí los son suyas.

Leonel, por demás, sabe que corteja con la dama de la reelección prácticamente solo, sin un contenedor que le asuste. ¿O lo hay?