Los cristianos deben transmitir “la alegría” de la fe, dice papa Francisco durante misa en basílica de San Pedro

Papa Francisco, en la Basilica del Vaticano. Foto AP

CIUDAD DEL VATICANO. AFP. El papa Francisco recomendó este sábado a los cristianos transmitir “la alegría” de la fe y no quedar “cerrados” sobre sí mismos, al hablar ante 500 adultos de 47 países que se preparan para recibir el bautismo.

En la basílica de San Pedro el papa argentino presidió la liturgia de admisión de los catecúmenos acompañados por sus catequistas. Decenas de miles de personas viajaron a Roma para asistir a las últimas jornadas del Año de la Fe, lanzado en octubre de 2012 por Benedicto XVI para dinamizar el cristianismo en crisis en varios países y que culminará este domingo.

Ante la “fe que corre el riesgo de convertirse en rutinaria, que amenaza apagarse, como un fuego que no es reanimado”, Francisco opuso “la alegría” del reencuentro con Dios y el deseo de transmitirla.

El papa saludó a los catecúmenos que se acercan al bautismo “en el tumulto de tantas voces que resuenan alrededor y dentro de nosotros”. “Dios no nos ha creado para estar solos, cerrados en nosotros mismos”, señaló y recordó que en la biblia “Dios aparece siempre como aquel que toma la iniciativa del encuentro con el hombre”, en tanto éste “hace la experiencia amarga y trágica de traicionar a Dios y huir de Él”.

“Es un buscador paciente nuestro Padre”, exclamó el papa. El domingo Francisco clausurará en una ceremonia solemne el Año de la Fe. Más temprano este sábado, el papa recibió a delegados de los comités olímpicos europeos y a los participantes en una asamblea sobre enfermedades neurodegenerativas, acompañados por pacientes afectados.