“Los derechos humanos son para todos”

o3

Ante los últimos acontecimientos, entiendo que es importante compartir con ustedes la siguiente información sobre la Embajada de los Estados Unidos. Como Embajador, mi trabajo es seguir fortaleciendo nuestra sólida relación bilateral y apoyar las metas del Presidente Obama en torno a los objetivos de su política exterior en relación con toda una serie de temas, incluyendo el fortalecimiento de la seguridad ciudadana, la creación de oportunidades económicas y promoviendo la inclusión social y los derechos humanos de todos.
Me siento complacido con nuestra participación al igual que el apoyo financiero brindado, en el desarrollo del primer Sistema de Emergencias 911 en la República Dominicana. Mi equipo trabajó muy de cerca con el Gobierno dominicano para garantizar su éxito, y seguimos trabajando juntos para que los residentes de Santiago tengan esta misma oportunidad.
Asimismo, apoyamos la renovación del centro de entrenamiento de la Policía Nacional, donde firmamos un acuerdo para entrenar a 600 oficiales dominicanos por tercer año consecutivo. Además, para contribuir a frenar el flujo de drogas, construimos y equipamos un nuevo centro de entrenamiento para las unidades caninas de la DNCD, y donamos perros detectores de drogas. Como resultado de estos esfuerzos, más de 7,000 kilos de cocaína han sido interceptados antes de entrar a la República Dominicana. El resultado es que sus familias pueden contar con un lugar seguro donde pueden vivir y trabajar.
Muchos piensan que nuestra relación con el sector militar se basa únicamente en el entrenamiento y en la intercepción de drogas, pero también colaboramos en áreas que tienen que ver con aspectos humanitarios. Alrededor de 35,000 pacientes dominicanos fueron tratados por doctores militares estadounidenses y dominicanos el año pasado. Muchos recibieron asistencia durante la visita del buque hospital U.S.S. Comfort, el más grande del mundo. También apoyamos otras misiones médicas que vienen al país para atender a miles de dominicanos que no pueden costearse tratamientos especializados.
El gobierno de los Estados Unidos apoya la inclusión social en todas sus manifestaciones en apego a la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. Los derechos humanos son un aspecto importante de la relación que existe entre nuestros dos países. La experiencia nos demuestra que cuando los grupos que históricamente han sido marginados, como las mujeres y las niñas, las personas LGBTI, las minorías raciales y étnicas, y personas con discapacidades tienen una mayor participación en la sociedad, los países tienden a ser más seguros y prósperos para todos sus ciudadanos. Los gobiernos que descuidan u oprimen sectores de la población fallan al no poder utilizar todo el potencial de sus ciudadanos, y comprometen su propia prosperidad. Al incrementar la participación de la mujer en nuestras economías, invertimos en nuestro futuro compartido y sentamos las bases para sociedades más inclusivas, seguras y prósperas. Un estudio reciente del Instituto Global McKinsey indica que contribuir con la igualdad de la mujer puede representar unos US$12 billones al Producto Interno Bruto global para el año 2025. Nuestro apoyo a la Cámara de Comercio LGBT en el país no sólo trató de hacer lo correcto para promover la igualdad, sino también de apoyar el fortalecimiento de nuestras economías.
Existen aquellas personas que les harían creer que sólo estamos interesados en una sola causa o tema. Sencillamente, esto no es cierto. Creemos que todos tienen el derecho de vivir una vida honesta y transparente, sin persecución o discriminación. Todas las personas merecen ser tratadas con dignidad.
Los derechos humanos y la igualdad son elementos de la política exterior de los Estados Unidos y, desgraciadamente, a veces éstos son recibidos con hostilidad y agresión. Sin embargo, las acusaciones y los comentarios degradantes de algunas personas desinformadas no me desalientan ni mucho menos permitiré que me desenfoquen de poder servir con dignidad en la República Dominicana.
Los Estados Unidos de América apoya la participación de todos en una sociedad justa e igualitaria. Siempre habrá ruido en el mundo. Sigan albergando esa esperanza. Que Dios los bendiga a cada uno de ustedes.

El autor es Embajador de los Estados Unidos de América en República Dominicana..